[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Crisis de portuarias: el efecto del saqueo

opinion

Oscura administración de Santo Tomás y Quetzal.

La administración de puertos en este país, viene aparejada de suculentas mordidas por ingreso de “mercadería gris” y el saqueo de los ingresos de las empresas administradoras de aquellas aduanas. Cuestión esta, que a Moralitos  le tiene sin cuidado. Le parece normal. Santo Tomás y Quetzal, son las joyas de la corona, la milicia, siempre ha estado a cargo de aquellos menesteres. Retirados jefes de “inteligencia” han sido administradores de portuarias, en donde han operado, a través de clanes de “cuates”: Cofradía, sindicato, Salvavidas, entre otras familias semiclandestinas, siempre con apoyo de solícitos civiles. De administración portuaria han sabido poco –eso no era importante– lo cardinal del negocio: grabar contrabando y administrar el saqueo. Así que eso de invertir en modernización portuaria y mantenimiento de maquinaria e infraestructura no ha estado en las prioridades. “No ha habido presupuesto”.

Así, ahora, que los dos puertos naufragan. Importadores y exportadores achacan culpas al ineficiente Estado. Ellos son cómplices de la debacle. Allí están La Línea 1 y 2. Por su parte, Moralitos, colocó a sus cuates y felices los cuatro. No importa que los ingresos provenientes de la administración portuaria decrezcan. Circulan rumores de plazas fantasmas, de dejar hacer y dejar pasar. Directivos portuarios con dos o más chances, a la vez, en empresas públicas. Afirman sindicalistas portuarios, que personal cargado a la planilla del Quetzal, sirve a otros entes. El Consejo Económico Social por ejemplo: esa especie de pacto de corruptos, versión multipartita, en donde dormitan sindicalistas, intelectuales venidos a menos, burócratas del cooperativismo, y empresarios sometidos a la justicia. Todos en su día, hermanados en alegre comparsa, defendieron a Otto Pérez, argumentando defensa de la institucionalidad. Quién les cree. Fuera de rapiña y corrupción. El problema portuario es que se trata de una debacle provocada, una estrategia para su privatización. Vieja artimaña, quebrar empresas públicas para justificar su venta a corporaciones nacionales e internacionales. Otto Pérez, inició el proceso.

Corresponde a la sociedad defender estos bienes públicos, volver la mirada a su estratégica función. Extirpar la rapiña, o nos quedamos sin puertos. Se trata de negocios apetecidos por el capital transnacional, que cuenta con tecnócratas y burócratas a su incondicional servicio. Los administradores de lo público, en este país, son capaces de ofrecer en pública subasta los puertos, aunque los pagos se hagan en escondite de filibustero. Otto y Roxana sentaron escuela. Fallida por causas ajenas a su buena voluntad. Moralitos no repetirá el error. Así que ojo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Acisclo Valladares Molina
El mismísimo valor, el único

Los valores “comercial”, “bancario” y “fiscal”, un maligno “juego” de sutiles estafas.

noticia Evelin Vásquez elPeriódico
Postuladora de magistrados de TSE revisan pruebas de descargo de candidatos

Mañana lunes 10 de febrero se realizarán las pruebas psicométricas a los 76 postulantes que ya fueron admitidos por la Comisión.

noticia de la cocina de Nina
Recetas fáciles para el regreso a clases


Más en esta sección

Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala cumple 75 años

otras-noticias

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad