[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿El fin de los caudillos?

opinion

La historia de cada país de América Latina podría contarse a través de sus caudillos y Guatemala no es la excepción.

Terminó abril y se llevó a los dos últimos caudillos de la política guatemalteca: Efraín Ríos Montt y Álvaro Arzú. No es el objeto de esta columna hacer una valoración sobre la vida, personalidad y gobierno de cada uno, pero sí de reconocer que fueron los dos últimos políticos que ostentaron la mayor cuota de poder. Personificaron la política nacional y la definieron para bien o para mal. Más allá del partido, las alianzas políticas y la institucionalidad, la negociación tenía que ser directa con ellos.

La historia de cada país de América Latina podría contarse a través de sus caudillos y Guatemala no es la excepción: Barrios, Carrera, Estrada Cabrera, Ubico cada uno marcó un antes y un después y así también lo hicieron Ríos Montt y Arzú. El gran problema del caudillo es precisamente esa personificación de la política al punto de generar un ambiente polarizado de amor – odio, de identificación plena o rechazo total. Este fue uno de los grandes males que Deng Xiaoping identificó en el gobierno revolucionario de Mao Zedong. En la medida que este llega a ostentar un poder absoluto o cuasi absoluto, su salida sea por muerte, golpe, renuncia deja no solo un vacío de poder sino un vacío existencial en el país. Ahí tienen a Venezuela después de Chávez y un pueblo nicaragüense manifestando en contra de Ortega.

Este no fue el caso de Ríos Montt y Arzú, que de una u otra forma se tuvieron que plegar a las reglas de nuestro modelo político. El primero no fue electo presidente y el segundo no logró la continuidad de su partido en el Ejecutivo. Y es ahora, en esta Guatemala post-abril 2015 que debemos reflexionar si Ríos Montt y Arzú marcan el fin de nuestros caudillos o si el actual modelo aún es propenso para que surjan nuevos hombres y mujeres fuertes, caciques locales, dueños de partidos que sigan los mismos pasos. ¿Existirá la voluntad entre los guatemaltecos de provocar los cambios necesarios en el actual sistema electoral y de partidos políticos? ¿O se mantendrá el actual sistema de plataformas políticas y candidatos reciclables al que solo se le pone fin con un golpe de autoridad? ¿Será una persona que llene el vacío dejado por los caudillos o serán las instituciones que lo hagan?

@robertoantoniow

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Las reglas del proceso marcan el inicio del “impeachment” a Trump

Cuatro meses después de que estallara el escándalo ucraniano que llevó a los demócratas a imputar a Trump, los senadores dieron comienzo al proceso.

noticia
Inauguran Distrito Moda de Paseo Cayalá

Un espacio único en Latinoamérica y el centro de la moda en Guatemala.

 

noticia Cultura - Europa Press
Primera simulación del descenso de una nave tripulada en Marte


Más en esta sección

Localizan aeronave en Laguna del Tigre, Petén

otras-noticias

Grosjean abandona el hospital

otras-noticias

BAC Credomatic te adelanta tu regalo con la tarjeta Millas Plus

otras-noticias

Publicidad