[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Por qué o para qué dialogar

opinion

Nicaragua, una alerta temprana.

Es curioso observar cómo algunas personas que antes gritaban a todo pulmón la urgencia de iniciar, agilizar y finalizar el diálogo entre la guerrilla y el Estado guatemalteco, hoy insisten en que no hay nada sobre qué o por qué dialogar –Ejecutivo y CICIG–, cuando es la salida al estado de desinformación y rumores existentes.

La semana pasada corrió la bola de un “Estado de sitio, uno de los estados de excepción regulados en la Constitución Política de 1985: a) Estado de prevención; b) Estado de alarma;
c) Estado de calamidad pública; d) Estado de sitio; y e) Estado de guerra (Artículo 139) y desarrollados en la Ley de Orden Público, pero que varios expertos obviaron explicar antes de su análisis:
“El Ejecutivo podrá decretar el Estado de Sitio no sólo con el motivo de actividades terroristas, sediciosas o de rebelión que pretendan cambiar por medios violentos las Instituciones Públicas o cuando hechos graves pongan en peligro el orden constitucional o la seguridad del Estado; sino también cuando se registraren o tuvieren indicios fundados de que han de sucederse actos de sabotaje, incendio, secuestro o plagio, asesinato, ataques armados contra particulares y autoridades civiles o militares u otras formas de delincuencia terrorista y subversiva. Para los efectos del último párrafo del Artículo 152 de la Constitución de la República, los hechos enumerados a los indicios fundados de que pueden sucederse, serán considerados como constitutivos de guerra civil” (Art. 16. L.O.P.).

Es fácil colegir que ninguna de las condiciones citadas describe a nuestro país. Desafortunadamente el gobierno no tuvo la capacidad de aclarar su posición y explicar de forma contundente la falta de validez del rumor difundido, por el contrario, contribuye con la
atomización social.

En tanto no ocurra la aproximación oficial entre el Ejecutivo y el comisionado de la CICIG, se continuarán generando rumores –bulos– y especulando con relación a mayores niveles de confrontación entre ambos, que cierra cualquier posibilidad de acercamiento a pesar de la ventana de oportunidad abierta por el Embajador de EE. UU: “Yo pienso que el diálogo siempre es bueno y nosotros promovemos el diálogo y buscamos la forma de atraer a los diferentes actores y conversar sobre esos temas. Diría que hay pocas diferencias entre los objetivos del gobierno, como de la CICIG y el MP. Nosotros apoyamos a los dos, esa es nuestra situación” (elPeriódico).

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Eduardo Antonio Velásquez Cabrera
A medio siglo de la publicación de “La Patria del Criollo” (IX PARTE)

También fue publicada como parte de la colección “Investigaciones para la docencia” de dicho instituto con varios tirajes, todos ellos no menos de 10,000 ejemplares, como un todo.

noticia Edgar Gutiérrez
La agenda de Washington en 2016

Una visión geopolítica.

noticia Ferdy Montepeque elPeriódico
Junta adjudica obra a empresa sin experiencia


Más en esta sección

Remesas alcanzan los Q10.1 millardos

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Médicos en el país, los héroes de la pandemia

otras-noticias

Publicidad