[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Bajo el mismo techo

opinion

Dejar de creer que a las trabajadoras de casa “les hacemos un favor”.

Tanto el Sindicato de Trabajadoras Domésticas, Similares y a Cuenta Propia (Sitradomsa), como la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de Maquila (Atrahdom), han llevado una prolongada, valiente y pacífica lucha en demanda de sus derechos. En defensa de más de 200 mil trabajadoras de casa (únicamente el ocho por ciento son hombres).

Reiteran su preocupación por la discriminación de la que constantemente son víctimas, la falta de protección social y laboral debido a la naturaleza precaria en la que sobreviven. Alegan la ausencia de provisiones legales explícitamente dirigidas al acoso sexual en el lugar de trabajo.

Trabajan arduamente por facilitar la aprobación y ratificación del Convenio No. 189 de la OIT, Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos; por que se establezca un salario mínimo y seguro social como lo provee la ley para todos los trabajadores. Justo, ¿no?

Instan a intensificar las inspecciones laborales y perseguir a empleadores que reclutan niñas con motivos de explotación. Sí, porque contratar a una menor como su “muchacha”, es criminal.

El Convenio 189 ofrece protección específica para los y las trabajadores domésticos. Establece derechos y principios básicos, y exige a los Estados Miembros a tomar una serie de medidas con el fin de lograr que el trabajo decente sea una realidad. Su aprobación lleva años haciendo la infeliz cola en la agenda invisible del Congreso. ¡Invisible para el pueblo!

Acá el trabajo doméstico se encuentra dentro de un régimen especial, el cual estipula que las y los trabajadores domésticos, a diferencia del resto de trabajadores, no están protegidos por la ley en condiciones de igualdad. Es decir, no tienen derecho a vacaciones, ni a salario mínimo, a una jornada laboral regulada, a asuetos, permisos, feriados ni seguridad social. Ese problema se agudiza al conocer las condiciones laborales, en donde, muchas veces, persiste la violencia y el acoso sexual, los malos tratos, los despidos sin justificación, la discriminación étnica, y más.

Innegable la toral importancia que tiene el Estado en proteger y garantizar los derechos de todos los ciudadanos por igual, pero es hora de dejar de ser deshonestos en los hogares. Adoptar, como forma de vida, todas las garantías para proteger a quienes cuidan a nuestros hijos… Dejar de creer que a las trabajadoras de casa “les hacemos un favor”, porque son trabajadoras con derechos y dignidad. Empecemos por ahí, por garantizar justicia… Por hacer democracia bajo nuestro mismo techo.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Ministro de Gobernación evade citación de Semilla para asistir a la Bancada Todos

La bancada Semilla citó por segunda vez al Ministro Gendry Reyes para hablar sobre aumento de femicidios pero no se presentó.

noticia EFE
FMI pesimista con recuperación económica
noticia Redacción Deportes
Iztapa golea y complica a Municipal

Los Peces Vela lo ganaban brillantemente 3-0 a Municipal, pero un gol de José Martínez le da un poco de aire a los vencidos rojos…

 


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

H24 de Hermès, la fragancia masculina para el hombre de hoy

otras-noticias

Bam cumple 95 años con “una evolución constante”

otras-noticias

Video: intento de secuestro en San Marcos quedó grabado

otras-noticias

Publicidad