[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

A un comunista de pura cepa…

opinion

No cuestiono sus conocimientos, pero sí su capacidad de desvirtuar y descalificar.

Rara vez me tomo el tiempo para contestar las críticas dirigidas hacia mí por las columnas que escribo, o por los proyectos en los que participo: la crítica es indispensable para aproximarnos al debate que nos llevará al consenso. Es por ello que en la mayoría de los casos, dejo que esta fluya sin interrupciones subjetivas de mi parte. Mientras más se pongan a prueba las diferentes posturas, más posibilidades tendremos de ser objetivos en nuestras decisiones. Siendo la nuestra una sociedad dividida, debemos ser cuidadosos y no caer en el juego ideológico y sectorial de apoyar una postura por el simple hecho que la misma proviene de nuestro sector o de nuestros iguales. Tan destructivo puede ser un lado como el otro, en el espectro ideológico.

“Historiador, antropólogo social, pensador crítico, comunista de pura cepa y caminante en la cultura popular”, es como se describe la persona a quien hoy dedico estas líneas. Y lo hago no porque pretenda cambiar su forma de pensar o para entrar en polémica, sino porque en su autodescripción no figura el rol más importante que desempeña: el de catedrático. Y como tal tiene en sus manos las posibilidades de una nueva generación de guatemaltecos. Eso requiere de responsabilidad.

En una nota publicada en un medio digital, este catedrático se da a la tarea de hacer una reflexión crítica acerca de la reciente entrevista que me hicieran sobre el grupo denominado “La Cantina”. En su nota, el autor compara a “La Cantina” y sus integrantes con grupos cerrados de la clase dominante, surgidos durante momentos de crisis para manejar los procesos, cuando estos se han creído en peligro. Según él, el objetivo de la conformación de estos grupos en la historia –y hoy de “La Cantina”–, es para que el statu quo no se ponga en peligro. Inclusive, cita una frase mía durante la entrevista: “Romper el statu quo no quiere decir que debe desaparecer la gente del statu quo”, cuando asevera que esto se trata de una restauración oligárquica, “un nuevo momento para el reacomodo de la clase dominante con el patrocinio y discrecionalidad de los Estados Unidos”, dice.

Sin conocerme, rinde juicio de la razón por la cual participo en esta agrupación y en el Frente Ciudadano Contra la Corrupción; desacredita las intenciones de quienes se sumaron a esa iniciativa, y nos acusa de contar con científicos sociales con el “objetivo neocolonial de conocer para dominar mejor”. Según el creativo catedrático –quien aún se identifica con la fallida utopía del comunismo–, “con la Cantina, los Estados Unidos han establecido sus grupos claramente”, (con estos) “se definirán las estrategias electorales, la desmovilización de cualquier proyecto popular y las tácticas de manipulación de la opinión y la acción pública”.

La entrevista está en Plaza Pública y si ustedes se toman el tiempo de leerla, podrán hacer su propio análisis y sacar sus propias conclusiones. No permitan que aquellos que poseen las credenciales que les permiten rendir juicio, lo hagan de manera irresponsable, tergiversando los hechos y manipulando la información.

En un país polarizado como el nuestro, el activo más valioso de La Cantina lo constituye la diversidad de sus integrantes. Cuando digo que La Cantina está conformada por “empresarios, comunicadores, abogados, indígenas, mujeres”, no lo hago porque indígenas y mujeres no pueden ni deben ser identificados por profesión, sino por pertenencia étnica y de género nada más –como lo pretende hacer creer este “pensador crítico”–, sino para ilustrar nuestra heterogeneidad. Cuatro mujeres de “La Cantina” son empresarias al igual que lo es un Maya Q’anjob’al. El abogado es un Maya K’iche’.

No nos dejemos manipular con el viejo discurso, veamos hacia delante, creemos las condiciones para un mejor futuro.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Carlos Menocal
El diablo tiene las llaves en el Congreso

Quien quiera que avancen procesos en el Congreso tendrá que llegar a tocar las puertas del infierno en donde le atenderán seres del inframundo que procuran impunidad.

noticia Matthias Röder  /  dpa
Mujeres se abren paso en un mundo de hombres

A pesar de los estereotipos que aún siguen vigentes, en la actualidad más mujeres se unen a dirigir diversos proyectos.

noticia
Bono SAT


Más en esta sección

Guatemala es el país de la región con mayor retraso del crecimiento en menores de 5 años

otras-noticias

Glovo aumentará inversión en Guatemala

otras-noticias

Una propuesta inmobiliaria con diseño

otras-noticias

Publicidad