[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Donde no hay gobierno…

opinion

El dominio de la región es constantemente disputado por los carteles del narcotráfico.

El obispo mexicano de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, se entrevistó hace unos días con un poderoso “capo de la droga” en su diócesis. Inmediatamente fue criticado desde el gobierno mexicano. El secretario de Gobernación declaró: “Con los delincuentes ni se dialoga, ni se negocia”. Sin embargo, el obispo logró del jefe de la delincuencia la promesa de no asesinar a los candidatos a puestos de elección durante el periodo electoral. En realidad, el diálogo del obispo y el capo parece haber logrado una relativa tregua en la terrible ola de violencia que se vive en el estado de Guerrero, por la falta absoluta de gobierno.

Y Guerrero no es la única región de México en la que parece no existir gobierno legítimo alguno. El estado de Tamaulipas, fronterizo con el de Texas en los Estados Unidos, es un vasto territorio también sin gobierno. El dominio de la región es constantemente disputado por los diferentes carteles del narcotráfico. Prácticamente no hay día en el que no haya enfrentamientos violentos con saldos de muertes de militares, policías estatales, supuestos delincuentes e inocentes civiles. Mientras tanto, son los grupos criminales los que cobran impuestos, brindan protección a la ciudadanía y adjudican conflictos con mayor eficacia que el supuesto “gobierno
constitucional” del Estado.

Parece claro que, si las personas no pueden obtener la paz, la tranquilidad y la justicia que esperan recibir del gobierno, encontrarán a alguien más para que haga ese trabajo.

En Afganistán y en muchas otras regiones del globo, la ausencia de gobiernos eficaces o justos ha dado lugar a que aparezcan movimientos sociales contestatarios violentos o francamente revolucionarios, como respuesta a las urgentes demandas de gobierno de la población. Sin duda los “talibanes”, el “Estado Islámico”, Al Qaeda o las FARC colombianas respondieron originalmente a la ausencia de un gobierno eficaz en esos lugares. Sin embargo, pronto se dedicaron al contrabando de bienes o a producir y comerciar sustancias prohibidas de alta demanda, para financiar con esas ganancias sus actividades paraestatales.

Aun así el crimen no es su vocación principal. Su objetivo es gobernar. Estos grupos pueden ser crueles y malvados, pero también racionales, calculadores y, en muchas ocasiones, sorprendentemente eficaces,
superando incluso a los gobiernos existentes.

“América Latina ofrece un contraste intrigante. Países como México han visto niveles de violencia similares a los de Oriente Medio. Algunas de las tácticas más brutales de Al Qaeda en Irak, en la década del 2000, como las decapitaciones, fueron también utilizadas por los carteles de la droga mexicanos, como Los Zetas. Pero las tácticas y la voluntad de matar a un lado, gran parte de la violencia en América Latina es de un tipo diferente, con la religión y la ideología jugando un papel cada vez menor”, escriben Shadi Hamid, Vanda Felbab-Brown y Harold Trinkunas, en un artículo recientemente publicado por The New York Times.

En América Latina, durante la Guerra Fría, el marxismo fue invocado por los insurgentes de izquierda, como lo fue el nacionalismo por las milicias de derecha, en sus intentos por tomar el control del Estado. Hoy, en muchas regiones solo quedan los rastros de las actividades criminales de esos grupos, pero, aun así, su función de gobierno alternativo sigue vigente ante la corrupción e ineficacia de los gobiernos legalmente constituidos.

La derrota de estos grupos criminales no se dará sin que los gobiernos disminuyan su extrema corrupción y asuman verdaderamente su función de proveer paz y justicia verdaderas a todos los habitantes de esos territorios, gobernados hoy por los carteles y sus capos. Donde no hay gobierno, gobiernan los criminales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
Bancolombia culminó primera colocación de bonos verdes

La Corporación Financiera Internacional fue la que adquirió los títulos en su totalidad.

 

noticia Paula Irene del Cid Vargas / laCuerda
Derechos políticos amenazados

La libertad de expresión y asociación de la sociedad civil organizada constituyen un obstáculo y un riesgo para continuar su sistema de enriquecimiento.

noticia Edgar Balsells
Los salarios y el abuso sindical

El liderazgo y la voluntad es lo que lleva a los cambios estructurales.



Más en esta sección

IRTRA abrirá sus parques y anuncia tres nuevas atracciones

otras-noticias

Presentan normativa para retorno a clases para el ciclo escolar 2022

otras-noticias

La USAC conmemora 76 años de autonomía

otras-noticias

Publicidad