[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El magistrado Arturo Sierra González

opinion

Cuando los amigos se van.

Esta nota puede acometerse, desde diversos ángulos. El político, conlleva hurgar en la intención de los autores. Los “intelectuales” del crimen. Habrá que leer la línea oculta, descubrir el mensaje detrás del crimen. ¿Es este un martirio destinado a amedrentar administradores de justicia? ¿Los denarios del sicario salen de los dineros públicos? Esta hipótesis implica una avanzada de los Arcángeles caídos, aquellos que esconden su culpa con invocaciones al altísimo. Sí, acompañadas, además, de altisonantes peroratas en defensa de la forma republicana de gobierno. Individuos de mente perversa, matan por salvar sus dineros y “el honor” de la familia, tienen terror del escrutinio público. Se justifican, con aquello de que el fin justifica los medios. ¡Ay de ellos! Sus generaciones venideras, pagarán la cuenta de sus actos criminales. Nada justifica esta razia de hombres de bien.

Dicho lo anterior, enfoco estas letras, a reconocer la calidad humana del maestro, abogado, compañero, y amigo. Encontré a Sierra González, en los senderos universitarios, estaba dedicado a la docencia, firme, al lado de los sectores democráticos, trabajando en la defensa de la autonomía universitaria, y abonando a una formación académica, científica y ética. Mantuvo una actitud radicalmente contraria a aquellos “académicos” que hicieron de los títulos universitarios una subasta, que prostituyeron la academia. Vendieron a mafias y poderes fácticos el voto universitario en Cortes, Junta Monetaria y otros cuerpos colegiados con presencia de la Carolingia. Coincidimos con Sierra González en otros tramos de la vida. La calle, uno de ellos. En el ejercicio profesional, obviamente, salvando distancias de experiencia y conocimiento, el “Lic. Sierra”, fue nuestro consejero y asesor. Luego, por esas vueltas que da la vida, Sierra González nos impuso el botón de Abogado y Notario, aún recuerdo su expresión de satisfacción, porque ¡al fin! obtuvimos la cualificación universitaria. Tantas veces había insistido en ello. Un hombre del pueblo, de raíces rurales, llano, formado a pulso en la universidad pública y la constante autoformación.

Sierra González perteneció a esa generación de abogados sangrada por la horda militar. A estos días estará de nuevo conversando, con Santiago López, Manolo Andrade, el Abuelo Arango, Mito Alonso, Guillermo Monzón Paz, Johnny Dahinten y todos los muchos de antes. Así que licenciado Sierra. Gracias por su incondicional apoyo. Ya volveremos a vernos en aquellos míticos confines. De nuevo mi abrazo fraterno a su familia, particularmente a su esposa e hijas. La justicia guatemalteca pierde a uno de los grandes. Está ahora en el jardín de los justos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Juventus-Nápoles van por el título de la Supercopa

Andrea Pirlo quiere apuntarse su primer título como técnico el miércoles en la Supercopa italiana, dirigiendo a la Juventus, días después de una dura derrota contra el Inter que le aleja de su objetivo de un décimo título consecutivo de la Serie A.

 

noticia
Todo lo que necesitas saber sobre el lavado de ropa de tu bebé
noticia Mariajosé Rosales Solano/La Cuerda
Por el derecho a decidir, aborto seguro y acompañado

Decidir irrumpe en la dominación.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

360° A vuelo de pájaro

otras-noticias

No a la represión a nuestros hermanos

otras-noticias

Publicidad