[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Jorge, el niño de la calle (II parte y final)

opinion

Tenía 27 años y murió en la calle como él quería, en ese lugar vulnerable, deplorable y peligroso donde encontró refugio a tantos maltratos y malas experiencias.

Uno de mis cuatro hijos varones, Martín, que es el tercero, escribió un texto en las redes sociales, con motivo del fallecimiento de uno de los niños de la calle, que comenzaron a poblar los alrededores de las Colonias Utatlán I y Toledo hace algunos años. Ya escribiré sobre el contexto de todo esto que ha ido sucediendo. Hoy le cedo mi espacio para que mis estimados lectores, lean lo que uno de mis retoños escribió. Prosigue de la siguiente manera:

“Para el nacimiento de Justin, su primer hijo, vino en una madrugada a buscar a mi papá para pedirle que llevara a Jessica al hospital para que fuera a dar a luz. Jorge comenzó a ponerse más pilas en la cuadra para conseguir trabajo y poder mantenerlo. A pesar de sus esfuerzos, la Policía intentó quitarle a su hijo y tuvo que dejarlo con su suegra. A los años tuvo su segundo hijo: Deivid. Una figura. A diferencia de Justin, él sí creció en la calle y solía imitar lo que veía de los amigos de sus papás. Cuando era más pequeño le pedía dinero a la gente que pasaba y si no le daban dinero hacía la seña con la mano de “tu madre” o les sacaba el dedo, solo que con el dedo índice. Su tercer hijo, “el Chino”, ha de tener unos dos años aproximadamente y suele sufrir de las travesuras de Deivid como a los hermanos menores nos ha tocado. Todos nos referíamos a él como Jorge “el niño de calle”, pero hace mucho dejó de ser un niño. Tenía 27 años y murió en la calle como él quería, en ese lugar vulnerable, deplorable y peligroso donde encontró refugio a tantos maltratos y malas experiencias. A pesar de las circunstancias siempre quiso ser distinto a lo que su realidad le presentaba”.

Los que ya peinamos canas, hemos visto con espanto el grado de deterioro galopante que la Nueva Guatemala de la Asunción ha ido experimentando en el nivel y la calidad de vida que la metrópolis capitalina ofrece a sus actuales habitantes. Las condiciones de vida, de pobreza e indigencia que viven vastos contingentes humanos citadinos son deplorables. Todo ello, se manifiesta con innúmeros seres humanos que tratan de sobrevivir haciendo los oficios más inverosímiles en las esquinas de las calles y avenidas de la ciudad. Podemos ver a diario, mendigos, especialmente de la tercera edad, niños y adolescentes malabaristas del fútbol, payasos, hombres, mujeres y niños, lanzafuegos, limpiavidrios, etcétera. tratando de ganarse unos centavos en los cruces en donde existen semáforos. Otros reparten volantes de negocios comerciales de todo tipo y vendedores de frutas, verduras y de utensilios domésticos. En algunos lugares citadinos, cercanos a donde se expenden bebidas embriagantes, han proliferado “niños de la calle” que comercializan drogas de distinto tipo, muchos de ellos enviciados con los “solventes” o con “pegamentos”. Ellos han pasado a habitar en las propias calles y avenidas de algunos sitios citadinos, sin que las autoridades municipales y de gobierno tengan proyectos de reinserción social que funcionen de estos empobrecidos seres humanos. Este ha sido el caso de la Colonia Utatlán I y Colonia Toledo, zona 7 capitalina, en donde el flamante alcalde auxiliar mandó a destruir un jardincito poblado de árboles y que se encontraba cercado y en donde “vivían” los niños de la calle, para convertirlo en lugar de ventas de flores, ceviches, tacos mexicanos, etcétera, que le generan rentas, deseablemente a Tu Muni, desplazando a los niños de la calle hacia la 31 y 32 avenidas de la zona 7, en las vecindades de la propia Calzada Roosevelt. Ese fue el hábitat de “Jorge”, y de otros niños y niñas de la calle, que ya descansan en paz, ante la indiferencia de casi todos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Estuardo Porras Zadik
Los niños deben ser niños

La contratación de menores de edad es una violación que realiza quien los contrata.

noticia Tulio Juárez
“Exxesos no era yo, sino Manuel Jesús de la Madrid”, declara ante juez capturado el excandidato a diputado

Reclamado en extradición a Estados Unidos por narcotráfico, Julio Rosales Morales es presentado a audiencia judicial donde conoce los motivos.

noticia
MP entrega a Senabed 11 propiedades vinculadas a Chico Dólar


Más en esta sección

Ejecutivo quiere terminar el año haciendo compras por excepción

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

La del monodelespacio

otras-noticias

Publicidad