[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La amistad y…

opinion

La amistad es una fraternidad con un lugar especial en la existencia que va más allá del suspiro repentino que marca el final del camino. 

Es uno de los tesoros más preciados que a veces nace con propósitos solemnes, interminables y agudos, colgados en una pared pintada de ausencia sin censura previa ni palabras gastadas que se cultiva de forma natural y en el otoño se guarda en la memoria envuelto en un cariño inevitable. Privilegio que permite disfrutar la compañía generosa y leal de los amigos en la tibia fragancia de la vida que con el paso y el peso de los años enseña que la amistad es una fraternidad con un lugar especial en la existencia que va más allá del suspiro repentino que marca el final del camino. Sin fijarnos el tiempo pasa sin prisa disolviendo contrariedades casuales, dejando intactas las fantasías de la juventud lejana que recorrió caminos azules robándose el rocío de las rosas inocentes con labios de carmín y el aroma disperso entre el sueño y la vigilia, bordado de recuerdos perpetuos iluminando los amores perdidos con un canto que se escucha en el infinito al llegar la hora quieta de la vida, obligando a cruzar la densa superficie de la nostalgia con un amigo o por un amigo valorado en su dimensión justa al perderse por una orden inapelable del destino. Al suceder surge un dolor inmarcesible escondido en el alma con una intensidad que solo el silencio es capaz de entender y el llanto de mitigar en la soledad de la noche, antes de que se oculte la verdad en el discurso vacío y derramen lágrimas negras los que fingen sentir lo que no sienten llorando sin llorar, agobiados por el remordimiento que se inclina oyendo consejos que calman la ansiedad amarrada al pasado con un nudo en la garganta pendiente de una señal divina que nunca llega, perdida sin respirar de la felicidad que regala el olvido en un mundo contaminado que le tiene miedo a la ternura y no sabe guardar secretos de ninguna clase, desbaratando el honor de los que puede de manera irreparable.

Mientras tanto, el viento fatigado sopla en la superficie oyendo la pobreza del lenguaje de la maldad y del odio en esta tierra dulce que mira indignada al pópulo abandonado a la intemperie pidiendo limosna para progresar, y a los tiburones sin cumplir los deberes sociales entretenidos contando en la niebla impenetrable de la codicia las ganancias sin derramarlas como predican los fanáticos, trastornados por el crujido del papel oficial que circula con desorden verde de la vergüenza en medio de los funerales de la patria vestida con un traje de percal, dormida en los brazos de los ladrones que la entierran sin tener la mente clara ni devolver lo robado y pedir asilo en el infierno. En esta época alborotada la patria no tiene amigos, solo enemigos escondidos en el verbo adormeciendo incautos buscando alcanzar el poder empujados por una ola de vanidad acumulada que se extiende angustiada con la exactitud del cáncer en un desierto de valores, sin poder extinguir el reclamo sonoro de la juventud que desprecia iracunda las ideas oxidadas que le imponen a huevos y candelas en un siglo en que la tecnología abolirá sin piedad el modelo obsoleto vigente. No es un supuesto, es un instrumento legítimo para exigir con firmeza novedosa desterrar la corrupción y que la justicia deje de ser un mito, una esperanza lejana de ilusiones amargas que se desploman en el rostro de los marginados derramando lágrimas prestadas en un llanto sin nombre, símbolo del cambio irreversible de un sistema que los deja con las manos vacías y cierra la puerta, ofreciendo una rosa marchita con olor a sueños perdidos en el tiempo invisible, indiferente al lamento de los que emigran entre el polvo, la lluvia y el lodo, condenados a vivir errantes mientras la patria desnuda despierta y recupera la dignidad que le robaron los bandidos perfumados. Sin olvidar los dirigentes que tienen el alma negra pintada de blanco pidiendo respeto por un linaje que no les pertenece, arrebatando con sevicia el pan y la ilusión a los que esperan la resurrección prometida de la carne y el vino sin hacer preguntas indiscretas, olfateando que la única que anula cualquier diferencia es la calaca y no es cuento. En esas estamos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Parler regresa al internet

Después de demandar a Amazon, la red social Parler regresa a la web.

noticia AFP
Primera aparición del papa tras ausentarse debido a una ciática
noticia AFP
Personajes ilustres que fallecieron en 2020

Maradona, Sean Connery, Kobe Bryant, Kenzo, Kirk Douglas, Hosni Mubarak, Pierre Cardin: estas son algunas de las personalidades que murieron en el mundo en 2020.



Más en esta sección

Las entrañas del poder VII

otras-noticias

Ocho décadas sin James Joyce

otras-noticias

Biden urge aprobar plan de rescate

otras-noticias

Publicidad