[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Por qué Guatemala firmó el convenio de límites sobre Belice en 1859? (3)

opinion

“La consulta popular es un despilfarro inconstitucional”.

Londres en 1859 cobró la factura a los centroamericanos por ayudarlos a salir de Walker y sus filibusteros cuando el cónsul inglés exageró el rumor que Walker invadiría de nuevo Centroamérica. Le solicitaron a Londres de nuevo su protección. En respuesta, el Foreign Office británico instruyó a su cónsul en Centroamérica para que suscribiera tres tratados si querían esa protección, conforme sus intereses. Londres se abstendría de ayudarlos, incluyendo Guatemala, en caso de una nueva presencia (invasión) de los filibusteros estadounidenses. Esos tres convenios eran relativos a los límites con Guatemala sobre Belice (Honduras Británica); límites sobre el río San Juan con Costa Rica y Nicaragua, y la devolución a Honduras de las Islas de la Bahía, conforme el deseo del inglés. En lo referente a Guatemala, el cónsul inglés fue instruido por el ministro del Exterior británico así: “… the third with the Republic of Guatemala… you must at the same time, from de reason to which I have adverted in the commencement of this dispach, be prepared to find that the whole five states of which Central America is composed talk a lively interest as to the manner in which the cuestion of the Bay Island is disposed of and are persuade that in the manner in which that settlement is affected will dependen their future security against the unautorized inroads of citizens of the United States” (los filibusteros). Y sobre Guatemala, precisa: “… the British settlement of Honduras, Her majesty gvt, ful (sic) entitled to require from the Republic of Guatemala a recognition of the limits which practically mantend… for a long time… Her majesty government have no desire to extend new limits to (be) written… (Traducción: “… sobre el asentamiento británico de Honduras se le requerirá a la República de Guatemala un reconocimiento que los límites fronterizos se han mantenido así durante largo tiempo… El gobierno de su majestad no desea que se escriba que se trata de extender nuevos límites”). Londres deseaba mentir al expresar que los límites llegaban hasta el río Sarstún desde años atrás. Algo importante y de fondo fue la instrucción para todas las autoridades centroamericanas que, de no aceptar los términos ingleses, no llegaría la ayuda naval inglesa para contrarrestar a los ciudadanos estadounidenses (filibusteros) que de manera ilegal estaban por invadir Centroamérica. Es decir, los dejarían sin protección. Ese año Estados Unidos estaba sumido en las tensas elecciones presidenciales. Antes de firmar el convenio de límites sobre Belice ese, por instrucciones de Rafael Carrera, Pedro Aycinena le exigió al cónsul inglés incluir una cláusula de compensación por esa ampliación territorial al sur. Al aceptar, la compensación que Londres tendría que dar, se hizo alusión a la construcción de un tramo vial hacia el Atlántico. Walker volvió a Centroamérica y, con esas tropas, ocupó el puerto de Omoa y Trujillo, donde los marinos ingleses lo capturaron, conforme lo convenido con los centroamericanos, y fue fusilado ante un pelotón británico. Estados Unidos inició su dramática guerra civil, que detuvo los planes de ocupar Centroamérica.

En 1863 y 1884 Guatemala envió notas de protesta a Londres por no cumplir la cláusula compensatoria. Londres así dejó rencillas entre Belice y Guatemala, Nicaragua y Costa Rica, como se ve aún ahora entre Israel y Palestina, Medio Oriente, generando aún tantas tragedias.

 

Por no llevar el caso de Belice a la Corte Internacional desde un inicio y de manera directa, los esfuerzos hechos a lo largo de la historia se van a perder con la consulta popular inconstitucional de abril, convenida en 2008 y aceptada en 2017 por la ceguera e ignorancia de la cancillería, el círculo de asesores del Presidente, del Legislativo y del Tribunal Supremo Electoral, pues se votará por algo no definitivo, dejando en el limbo el interés nacional.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
OJ no renovó el contrato a 121 personas

El organismo del Estado pretende aumentar la contratación de personal jurisdiccional para reducir la carga laboral en los juzgados.

noticia AFP
Trump insta al vicepresidente Pence a no certificar en el Congreso la victoria de Biden
noticia AFP
Helada histórica y movilidad mínima en un Madrid apabullado por el hielo

La capital española alcanzó una temperatura mínima de -10,8 ºC, un récord en el último medio siglo.



Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad