[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Más pendientes

opinion

Decisiones desafortunadas.

A todas luces, un año 2017 oscuro, frustrado. Polarizado. Sin avance. La reforma al sector justicia: fracasada. La reforma a Ley Electoral y de Partidos Políticos: fracasada. La desnutrición y la pobreza: viento en popa. El desgaste del Congreso y del Presidente: viento en popa. Lo que vimos fue paralización y confrontación. Decisiones desafortunadas que nos desgastaron sin miserias. Parqueados están los grandes temas necesarios para contener el derrumbamiento. Las reformas sustantivas que, sin ellas, no hay más que penuria. Como si fuera poco, la guinda del 2017 puso nuevamente en evidencia, que subsistimos sin política internacional definida: no hay más que decisiones serviles que no favorecen principios democráticos y nos aíslan del mundo todavía más. Nuevamente erráticas, sin prudencia, sin medir las consecuencias. ¡Es que no podemos seguir así!

Ausente la reconstrucción frente a tanto derrumbe. Solo temor. O pan y circo. De nada sirve que hayan esfuerzos titánicos para conocer la verdad, si no hay intenciones de cambio. El sector justicia, por ejemplo, debe reconstruir tejido. Y ello implica acuerdos sociales y políticos. Hasta ahora lamentamos el estancamiento de casos y ¿el triunfo del litigio malicioso?

Está claro que las acciones del Presidente no ayudaron en nada. Las transas del Congreso, menos. En resumen: somos víctimas de una política rancia, estancada. Sin el más mínimo interés de promover desarrollo equitativo.

Y un ejemplo que resume todas las tragedias, es la condición en la que se encuentra la niñez guatemalteca. ¡Cuántos casos trágicos, absolutamente impensables vimos este año! Niños abusados, maltratados, ultrajados, asesinados, abandonados. Víctimas diarias de la migración y el trabajo infantil. De balas perdidas. Víctimas de trata. Víctimas de la explotación y de la mano de obra barata. Víctimas del desamor y de lo poco que representan para el país, para el Estado, para la política. Sistema educativo incapaz de reinventarse; salud endeble incapaz de prevenir. Desnutrición crónica infantil triunfante.

Reto: las verdaderas batallas de reconstrucción del país requieren de un gran acuerdo. Un pacto nacional. Donde el pueblo juegue el rol que le corresponde y limpie su cancha para exigir cambios.

Sembrar para empezar una justa cosecha. Ejercer presión para que las cosas cambien. Desterrar la indiferencia que no es más que el lastre de una sociedad rendida. Para hacer un 2018 responsable con las reivindicaciones que nuestro país demanda día a día.

¡Un comprometido y solidario 2018!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción
América en un vistazo

Le compartimos una lectura rápida a la región en tres notas: 

noticia Ferdy Montepeque
Empresa vinculada a diputado de Vamos obtiene contrato en el Fodes

A la entidad Fabrimix, cuyo notario fue candidato del partido oficialista, se le adjudicó una licitación por Q7.8 millones para proveer pupitres.

noticia Evelin Vásquez
EE. UU. cuestiona juramentación de juez señalado de conspirar para obstruir la justicia

El Departamento de Estado señala que la designación de Moto pone en duda la integridad de la CC.



Más en esta sección

Suspenden eliminatoria de Conmebol por el COVID

otras-noticias

Laporta retoma la presidencia del Barcelona

otras-noticias

Japoneses no quieren aficionados extranjeros

otras-noticias

Publicidad