[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Dos años perdidos

opinion

¿Y los dos que vienen?

Estrictamente hablando, el futuro de Jimmy Morales no es del interés de la mayoría. Si aún teniendo fresca en la memoria la advertencia de la CICIG (julio de 2015) sobre que los fiscales irían tras financiamiento ilícito de campaña, él lo recibió y se lo guardó, será un asunto que deberá dilucidar más tarde que temprano en los tribunales. Hasta ahora su poder político (y su funcionalidad a la impunidad y el régimen patrimonialista) lo cubre en el Congreso y en algunas jurisdicciones del Organismo Judicial; pero eso tampoco es, estrictamente hablando, tan relevante.

Lo que importa a la mayoría es qué ha hecho Jimmy Morales durante casi dos años de gestión y qué hará en lo que le resta como presidente de la República. En verdad ha hecho nada o muy poco, en todo caso, vergonzoso para la responsabilidad que asumió y la oportunidad inigualable que se le abrió en el 2015. No es casual que en el debate sobre reformas a la Ley Electoral se esté incorporando ahora la figura de revocatoria de mandato, esto es, si el gobernante electo traiciona su mandato (o es un inútil) tiene que irse, sin que a eso se le tache de inestabilidad o golpe técnico.

El análisis de la gestión de Jimmy Morales tiene que ser sobre datos duros, al margen de su antipatía por la CICIG, Iván Velásquez y Thelma Aldana, pues ese juicio nubla la razón y, para los poderes fácticos, tiende impúdicamente a justificarlo. Tampoco el cambio de un presidente, antes del periodo para el que fue electo, tiene que ser sinónimo de inestabilidad o incertidumbre. Muchos países lo contemplan y simplemente anticipan elecciones. Y son países estables, la economía crece con normalidad y los servicios públicos en verdad funcionan. Es más, la revocatoria de mandato sirve como acicate para que los mandatarios no se hamaqueen creyendo ser portadores de un cheque en blanco.

El deber elemental de un Gobierno es prestar los servicios básicos a su población. El Estado de Guatemala ha ido perdiendo esa capacidad desde hace varias administraciones, por eso el nuevo gobierno siempre culpa al anterior. Pero nunca estuvimos tan mal como ahora. El año de aprendizaje que se suele reclamar en la gestión ya se volvió de dos años, y aun así no hay modo. Basta ir a escuelas, centros de salud y hospitales, recorrer las teóricas carreteras y corroborar la bajísima ejecución del presupuesto, no obstante, los subterfugios como el del Ministerio de Desarrollo que informa como ejecutadas las transferencias a hogares pobres que solo deposita en fideicomisos.

Hemos perdido otros dos años oyendo quejas, pero no del pueblo sino del presidente Morales. Él ya no debe pensar en su hijo y en su hermano, ni siquiera en la suerte que tendrá a partir del 15 de enero de 2020, sino en cumplir su deber como gobernante. Tiene dos años para enmendar y hacer algo por Guatemala. No hay Presidente inmune a las tentaciones del poder ni a las críticas, pero aquellos que sinceramente al menos usaron ese poder para cumplir su deber y responder al pueblo, al cabo, la historia los absuelve. Jimmy Morales tiene la obligación de sacudirse la modorra, soltar las lamentaciones y librarse de las serpientes que lo rodean, que solo buscan y defienden el derecho de su nariz. El pueblo es leal, aunque sus gobernantes les sean infieles, y las serpientes serán las primeras en picarlos cuando nomás identifiquen a otro a quien lisonjear. Esa es también una lección de la Historia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos elPeriódico
«No me dijo que se iba a fugar, solo hablamos cosas de la audiencia” Benjamín Estrada, abogado

Exabogado defensor de la ex vicemandataria Roxana Baldetti, fue el último en visitar a la Patrona.

noticia AFP
A casi dos años de la caída del presidente Otto Pérez, la corrupción aún acosa a Guatemala  

 

“El gobierno (de Jimmy Morales) entró sin agenda y eso lo que ha hecho es desencantar a la población”, afirma Manfredo Marroquín, director de Acción Ciudadana, capítulo nacional de Transparencia Internacional.

noticia DPA
Los túneles de «El Chapo» y su segunda fuga en México

Un túnel de 1.5 kilómetros sirvió para que uno de los principales líderes del narcotráfico mexicano, Joaquín «El Chapo» Guzmán», escape por segunda vez de una cárcel de máxima seguridad en un suceso que podría emular a las películas de Hollywood.



Más en esta sección

Arsenal desafía al Tottenham

otras-noticias

Aumenta el presupuesto de los Juegos Olímpicos

otras-noticias

Municipal busca revalidar el título

otras-noticias

Publicidad