[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Activismo judicial

opinion

Ni tanto que queme al santo…

 

Siempre me ha parecido complejo poder definir el rol de los jueces en nuestra sociedad.

Los extremos podrían ser, por una parte, la visión decimonónica de ellos como “simples bocas inanimadas de la ley”, y por la otra, el activismo judicial desbordado, que puede llegar a caracterizar el llamado “gobierno de los jueces”.

En el corazón de la discusión está la cuestión de cuáles son los poderes que tiene un juzgador para interpretar, y no solo aplicar, el derecho.

En los países de tradición anglosajona, tienen amplia capacidad exegética y por ende, posibilidad de hacer evolucionar el derecho. Pero en un país como el nuestro, inmerso en una tradición jurídica distinta a la anglosajona, se ha considerado hasta peligroso que los jueces puedan decidir, con efectos generales y no solamente para casos concretos, qué es el derecho.

Entre más “alta” es la corte o tribunal, jerárquicamente hablando, mayor es el temor ante el activismo judicial.

En realidad, creo que, como todo poder público, hay que tenerle miedo si su ejercicio es abusivo y desenfrenado. Por abusivo me refiero a que sea arbitrario, antojadizo. Y por desenfrenado, a que no esté sujeto a control o restricción alguna.

“El activismo judicial es la mala práctica de ciertos jueces de retorcer la ley lo que sea necesario hasta hacerla coincidir con su propia ideología” (José Carlos Rodríguez, Libertad Digital, 29/05/2005).

Esa definición recoge precisamente un miedo a que se retuerza la ley mediante piruetas hermenéuticas.

Pero si ese activismo judicial al que se refiere Rodríguez puede ser infausto, no quiero ni pensar aquellas situaciones en las que lo que determina una decisión judicial no es un aspecto ideológico (que muchas veces ni se tiene) sino un puro interés personal, material y concreto.

Las decisiones de los magistrados pueden llegar a ser desenfrenadas. Es una cuestión sistémica cuando ya no hay un tribunal superior que las pueda controlar. Pero que sean abusivas o no, eso está plenamente bajo el control de los propios magistrados.

Esa autorrestricción estriba en que las decisiones judiciales estén sujetas al derecho y la razón, y no al capricho o libre voluntad. Por ello, es fundamental para el ciudadano que los jueces transparenten sus razonamientos en las sentencias que dictan.

Y razonar no es solo exteriorizar una idea. Es la auténtica exposición de las verdaderas razones que sustentan una decisión. Su ausencia, podría llamarse prevaricación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Ricky López Bruni
La de un nuevo inicio

Sin Filtros

noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Embajada de México exhorta a migrantes a viajar de manera regular

Mañana saldrá la primer caravana de migrantes de 2021 de Honduras.

noticia AFP
Arrestan a presunto narco guatemalteco reclamado en extradición por EE.UU.

Oliva es reclamado por un tribunal del estado de Texas (sur) que lo acusa de ser el “contacto” en Guatemala de una una “organización de tráfico de droga” que opera desde Sudamérica hacia Estados Unidos, según el informe del MP.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Todo está consumado

otras-noticias

Ex-Directora de la Diaco denuncia a funcionarios de Economía por difamación

otras-noticias

Publicidad