[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡Ay muerte!

opinion

“Fui lo que eres, serás lo que soy”.

Recuerdo despertar al son de las tablas de la cocina de mis abuelas. Aquellas mujeres con olor a talcos, picando al unísono volcanes de colores. Criticando el fiambre de la vecina, convencidas de que el de ellas era el mejor. (Y lo era).

Luego, la visita al cementerio. Hoy, tristes alamedas resguardadas por árboles arcaicos. Y pequeñas calles enmontadas. Como una ciudad derruida gritando su ocaso en medio de tiestos, columnas fracturadas, sin abdomen ni peinado. Ángeles decapitados. Tumbas luciendo efímeros abolengos. Fugaces pasados ya sin estuco. Panteones con estatuas ultrajadas por los piratas de la muerte. Hadas, ninfas y faraones sin pátina ni ajuste. Un ejemplo surrealista de nuestra realidad surrealista. Sí, el Cementerio General es una fiel caricatura de la ciudad.

Y al fondo, la zona de los nichos colectivos sin derecho a lápida, epitafio ni eternidad. Unos goteando huesos hacia el abismo de los deslaves. Ahí, la nube negra de zopilotes, al acecho de las muertes frescas. Muchas selladas por el timbre cruel de la violencia. Muchas con la bala incrustada en sus entrañas muertas. Músicos lustran el dolor vendiendo sus canciones: Amor eterno, Un puño de tierra, Reloj o La Barca de Oro.

En el mundo hay epitafios famosos: “Fui lo que eres, serás lo que soy”. “Si no viví más, fue porque no me dio tiempo” (Marqués de Sade). “Vivió mientras estuvo vivo”. A la suegra: “Tanta paz encuentres, como tranquilidad me dejas”. “Solo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo” (Unamuno). O: “Recuerdo de todos tus hijos, menos Ricardo que no dio nada”. O: “Les dije que estaba enferma”.

Pero acá no nos quedamos cortos con la poesía del más allá: “Su amor fue la familia, su pasión el trabajo, su divisa el deber, la verdad y la honradez”. “Porque para mí, el morir es ganancia”. “Tu estancia fue corta, pero tu recuerdo infinito”. “Esta tumba guarda tu cuerpo, Dios tu alma y nosotros tu recuerdo”. “Déjenme brillar en el cielo como brillé en la tierra, ¡ya no me lloren!”. “Nunca me di por vencida”. (¡Qué tal!). O simplemente: “Se alquila este nicho”. En el Cementerio General se ofrecen todo tipo de servicios, despliegue de lápidas (Q500), helados, aguas en bolsa, pececitos anaranjados, chilacayotes en dulce o elotes locos. Niños retozando entre las tumbas y enamorados apercollados en los escondites de la muerte, ¡nunca faltan!

Si tan solo la muerte fuera más justa y no se llevara a tantos inocentes…, si no se aprovechara del hambre y la violencia.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Papa anuncia que se vacunará la próxima semana

Además denunció el “negacionismo suicida” de los que se oponen a ese remedio contra la pandemia.

noticia Sputnik
Cojín inteligente registra las ausencias en el sitio de trabajo
noticia AFP
Hallan en ruinas de Tiwanaku 15 piezas ceremoniales


Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad