[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

No saben gobernar

opinion

Los regímenes son legítimos solo si satisfacen las necesidades humanas.

 

No es un secreto que el drama que vivimos anda suelto hace tiempo y no terminará nunca si repetimos el error cada cuatro años. Por alguna razón digna de análisis nos hacemos la ilusión de un cambio supuesto que muere a los pies de la fantasía en el mejor de los casos, o en una auténtica pesadilla al parar los mandatarios involucrados en hechos ilícitos en el bote. Los presidentes saben hablar no gobernar, prevaleciendo su incapacidad y la ausencia de programas sociales, diluyéndose la oportunidad de renovar el Estado al no fijar metas superiores, definidas y permanentes para alcanzar bienestar y paz social. Siempre olvidan que la fortaleza institucional es fundamental para el desarrollo sostenible y que la dinámica social rebasa con facilidad la política gubernamental creando nuevos conflictos, sin existir una metodología que permita enfrentarlos y resolverlos con eficacia consolidando una democracia económica, política y social. El peligro no es el fantasma de don Charles Marx, es la incapacidad y corrupción de los gobernantes que no pierden la costumbre medieval de robar, perfeccionando un modelo de saqueo institucional sistemático seduciendo a élites que viven del engaño, conducta repudiada por la juventud rechazando la perversión de un sistema podrido y excluyente que no la representa. Ruptura decisiva en la sucesión del pensamiento que diluye el pasado en el presente, dándole sustancia a la vida con una dinámica diferente y novedosa guiada por la tecnología, separando generaciones que en el pasado basaron su futuro en mitos y leyendas, de las que hoy sienten devoción por el reino de la realidad virtual, provocando que la sabiduría duerma donde vive el olvido. Ese lenguaje nuevo advierte que no se le puede ni debe marginar de la reingeniería del tejido político y social al tener en sus manos el futuro, la llave de la modernización para lograr un cambio real anhelado y esperado por la sociedad, exigiendo la oportunidad de forjarlo con imaginación y sensibilidad, sin obligación de recordar ni mirar el pasado, menos compartirlo con un pensamiento obsoleto que se resiste a morir, contaminado por un fanatismo ciego que anda a tientas desvinculado de la realidad, polarizando a diestra y siniestra lleno de odio y reproches, sin dejar que el perdón haga su trabajo.

Los gobernantes pierden legitimidad al enredarse en los vicios de la libertad, caminando en un laberinto de ineptitud y corrupción del que no pueden salir, propiciando que el poder arbitrario desmantele la democracia y se consolide la anarquía sin satisfacer las aspiraciones sociales. Los regímenes son legítimos solo si satisfacen las necesidades humanas, es decir: la coexistencia pacífica de diferentes modos de vida, seguridad ciudadana, trabajo, asistencia social, educación de calidad, etcétera. Lejos de eso su conducta sibilina ha desfigurado la democracia convirtiéndola en un negocio, provocando su cuestionamiento permanente. La esperanza es que la juventud con mentalidad innovadora privilegie un cambio real ejerciendo el derecho de opinar y decidir su futuro con un enfoque distinto de la realidad, dinamitando con su pensamiento y actitud las taras sociales seculares sin pedirle permiso a nadie, cambiando el modelo sin perder la identidad, ni los valores cardinales y sociales. Precursora de una nueva cultura en el reino de la tecnología y de la informática, está rompiendo con perseverancia la hegemonía de la ideología y su devoción por el engaño, rebasando su dinámica las expectativas establecidas en la solución de conflictos de naturaleza diversa, con un aporte en todas las ramas de la actividad humana revestido de un gran mérito: la pureza. En Guatemala la problemática la potencia el sistema, la servidumbre de la clase política y la sociedad en su conjunto. Si la sociedad es honrada, los dirigentes son honrados. Si la ley se aplica sin privilegios, la justicia funciona. El mal es añejo y debemos asumir la culpa de no querer ni poder construir una nación diferente. Si sembramos espinas es imposible cosechar rosas.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Clara Gámez | EFE
Las grandes tecnológicas dan la batalla contra su regulación

Los gigantes de Sillicon Valley han gastado más de 19 millones de euros en lobby político.

noticia Thomas Urbain AFP
¿Quiénes son los vándalos del Capitolio de EE. UU.?

De dónde vienen los partidarios de Donald Trump, tan embriagados en la retórica del Presidente, que fueron capaces de sembrar el caos en el Congreso estadounidense.

noticia Europa Press
Galileo Galilei murió hace 379 años: ocho citas imprescindibles


Más en esta sección

Transmisión EN VIVO de la toma de posesión de Joe Biden y Kamala Harris

otras-noticias

Democracia, verdad y COVID, las claves del discurso de investidura de Biden

otras-noticias

Quién es Amanda Gorman, la poeta de 22 años invitada a la investidura de Joe Biden

otras-noticias

Publicidad