[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Queremos abortar al #157

opinion

¿Como me salió “torcido” mejor lo elimino?

Al igual que muchas voces silenciosas en este país, considero que es una verdadera tontería culpar únicamente a la lucha ideológica de este tremendo enredo en el que nos encontramos. Desafortunadamente creo que cuando se empieza a culpar únicamente a la ideología de todos los problemas es porque se quiere esconder que el verdadero motivo gira más alrededor de dinero y/o poder que las ideas. Y aquí ambos extremos ideológicos son igualmente culpables.

La Presidencia, el Congreso, etcétera, son cargos institucionales que nuestra Constitución manda para ejercer el poder público. Que las personas que ocupan en algún momento esas instituciones no sean las óptimas es un problema, pero no se puede resolver creando uno mayor. Es impensable que el Congreso no sea quien legisle y ejecute los cambios de leyes necesarias. Mi objetivo es hacer una defensa de las instituciones, NO de las personas que ocupan los cargos públicos. Me preocupa sobre manera que la “institucionalidad” se vuelva una de esas palabras que los chapines deshonramos y volvemos casi prohibidas de usar. Defender la “institucionalidad” NO es defender corrupción, abusos o faltas, al contrario, es precisamente lo único que nos va a permitir construir una sociedad incluyente y minimizar la desigualdad existente.

El Artículo 157 de nuestra Constitución menciona que la potestad legislativa es exclusiva del Congreso y allí mismo se define cómo se conforma y eligen democráticamente a los 158 guatemaltecos que nos deben representar. En días pasados, cumpliendo su derecho de legislar, el Congreso aprobó decretos que reformaban el Código Penal. No se habían ni impreso oficialmente y ya eran llamados de la “impunidad” y un “pacto de corruptos”. En mi opinión el mayor problema y que puede poner en riesgo la institucionalidad, es que no dejamos que el sistema funcionara como se debe. Primero que todo votaron y aprobaron esos decretos 107 guatemaltecos electos democráticamente, no fueron marcianos. Muchos podrán no ser dignos representantes de lo que Guatemala es, pero allí están en un puesto legalmente adquirido como eso, nuestros representantes. Algunos posiblemente habrán aprobado sin leer, otros hicieron su análisis y vieron razones justificadas para votar a favor o en contra. Lo importante es que debemos recordar que algunos de esos mismos diputados que hoy queremos sacar por estos decretos, son los mismos que durante este y anteriores periodos han electo buenos funcionarios como Fiscal General, Magistrados del TSE, PDH, etcétera, y aprobado leyes de beneficio general. No podemos por el bien del país pretender de un solo golpe eliminar la institución que se llama Congreso, por una abismal metida de pata de algunos de sus miembros.

El procedimiento luego de que el Congreso votara e hiciera valer su soberana voluntad era que se enviaran al Ejecutivo y que este cumpliera con su mandato constitucional de refrendar o vetar. Pero desafortunadamente nunca sabremos si en este llamado “pacto” de la impunidad también participaba el Presidente porque nunca le llegaron. La CC obligó al Congreso a tomarse una pastilla tipo “la del día siguiente” y abortar esa desaventurada aventura que generó los hoy famosos decretos. Todos felices y contentos, pero no dejamos que funcionara la institucionalidad del proceso normal de legislar y que los pesos y contrapesos de nuestra República se pusieran a prueba. Hoy dejamos un pésimo precedente para que en un futuro un Congreso menos desprestigiado legisle positivamente, y una CC pueda impedir que nazcan leyes que pudieran ser útiles al país.

Lo que a la ciudadanía le toca hoy no es pedir la cabeza de 107 diputados y abortar al #157. Nos toca prepararnos para la siguiente elección ya sea participando directamente como candidatos o escoger mejores representantes. La LEPP actual no será la óptima, pero tampoco es la anterior, tiene mejoras. Toca querer participar y luchar por espacios dentro de los partidos políticos algo que se puede si se tiene la voluntad de servir. La comodidad de un tweet o la adrenalina de pasar un sábado alegre en La Plaza no nos sacarán del subdesarrollo. Solo participando y siendo parte del cambio de fondo de esos 107 hoy despreciados es como vamos a recuperar la institucionalidad y por lo tanto encaminar al país al lugar que se merece.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelyn Boche
La CC debe resolver una docena de recursos que definirán la toma de posesión de Moto

Ilegalidades rodean amparo y juramentación del magistrado electo por el CANG.

noticia Ferdy Montepeque/elPeriódico
Partido en formación afilia a personas a cambio de víveres

Una vecina de Villa Canales denunció que un grupo de mujeres fue adherido al comité para formar el partido Nosotros, sin el consentimiento de las personas.

noticia AFP
Pelosi dice que Congreso tomará “medidas” si Trump no renuncia voluntariamente

La jefa de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dice que habló con jefe militar sobre formas de evitar que Trump use códigos nucleares.



Más en esta sección

PGN rescata a los hermanos de niño que falleció en la colonia El Milagro

otras-noticias

Guastatoya iguala con Alajuelense

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad