[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Belice, détente y unidad nacional

opinion

Un respiro político en un contexto de fractura y polarización social.

 

Guatemala ha atravesado un proceso social complejo desde mediados de 2016. Luego de la gran ofensiva anticorrupción del año 2015, la primera etapa de depuración judicial de las élites y una fase de reformas institucionales, el año 2016 trajo consigo una fractura en el movimiento social de transformación. La unidad social sobre el proceso de cambio político empezó a fragmentarse. Afloraron nuevamente las pasiones ideológicas y la polarización. Los consensos políticos empezaron a romperse una vez hubo que abordar una agenda más profunda de reforma política. Y el espíritu de cuerpo se activó cuando los casos judiciales llegaron a sectores importantes del país.

Todo ello, reabrió profundas divisiones sociales e ideológicas. Algunas, fomentadas por los mismos promotores de la impunidad, quienes entienden que los temores de antaño constituyen el mejor mecanismo para frenar el tren antimpunidad. Mientras que la ausencia de liderazgos políticos se ha hecho más que evidente, en un contexto en donde ninguna voz sensata ha tenido la capacidad de tender puentes intersectoriales que permitan construir las bases para un eventual pacto político de país.

En ese contexto complejo, el Ministerio de Relaciones Exteriores revivió un tema olvidado por muchos guatemaltecos: el diferendo territorial, insular y marítimo de Guatemala con Belice. Problema añejo que data de hace más de dos siglos, pero que hasta el día de hoy sigue siendo el mayor interés de política internacional del Estado de Guatemala. Tras varios años de impasse y tácticas dilatorias –particularmente de los beliceños–, ambos Estados han acordado someter a Consulta Popular la cuestión de si el diferendo debe llevarse ante la Corte Internacional de Justicia. Y esto ocurre sin ataduras. Belice recién modificó su legislación que requería un altísimo–e inalcanzable– porcentaje de participación en la consulta para darle carácter vinculante a la misma.

Es decir, ahora más que nunca existen las condiciones propicias para poder llevar a buen término el diferendo. Y lo que es mejor, amparados en la evidencia histórica y legal, Guatemala parece estar en una posición de gana-gana. No se me ocurre ningún escenario en el que el país sufra una mayor merma de sus derechos territoriales, marítimos o insulares. En cambio, todo apunta a que Guatemala bien podría recuperar (o consolidar) sus derechos sobre zonas territoriales con alto potencial turístico, pesquero, petrolero o de vocación forestal.

Y lo que es mejor, el tema de Belice probablemente constituye una de las pocas manifestaciones de nacionalismo cívico entre la sociedad guatemalteca. En una sociedad dividida por pasiones ideológicas, posiciones políticas, interpretaciones históricas, condiciones socioeconómicas, denominaciones religiosas y hasta equipos de fútbol, el tema de Belice constituye de las pocas fuentes de unidad nacional. Ese es quizá uno de los valores silenciosos del diferendo: se genera la oportunidad para volver a encontrar un tema de unidad nacional –así como la lucha anticorrupción lo fue en el 2015– y generar un respiro o un pequeño détente en un entorno proclive a la polarización.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia María Aguilar
Jugando al “indio”

Ejemplos en Guatemala sobran desde espacios culturales hasta políticos.

noticia
Itziar Ituño se despide de “La casa de papel”
noticia Marcela Gereda
Inversión pública en deporte y arte

El hambre de este país no es solo en el estómago. 


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Autoridades salvadoreñas incautan 200 kilos de droga valorados en 5 millones

otras-noticias

Martinelli al banquillo en un nuevo juicio por espionaje político en Panamá

otras-noticias

Policía de Nicaragua detiene a quinto aspirante presidencial por la oposición

otras-noticias

Publicidad