[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Oportunidades para la innovación en Guatemala

opinion

Las oportunidades que generan las nuevas tecnologías digitales permiten que se acorten las brechas con países mejor posicionados.

Hoy día la palabra innovación está inevitablemente asociada a empresas digitales en Silicon Valley o al registro de patentes. De las muchas definiciones de la palabra innovación, la que da más sentido a lo que me quiero referir es hacer algo nuevo y original, solucionando una necesidad o creando una mejora a la sociedad. Pueden ser nuevos productos o servicios (lo más obvio), nuevos procesos o formas de hacer las cosas. Así como pueden ser nuevas formas de organización de las relaciones entre personas.

Las innovaciones pueden clasificarse en dos tipos: las disruptivas, que son las que perpetúan una nueva tecnología, y las microinnovaciones, o mejoras pequeñas a formas existentes de hacer las cosas. Ambas con gran impacto. Pero, ¿por qué es importante la innovación para un país?

Hay una correlación muy clara entre la capacidad de un país de innovar y su desarrollo económico y social. Desde hace casi una década, se comenzó a medir el Global Innovation Index, a fin de estimar cuán propenso es un país para generar innovación. En 2017, Guatemala ocupa la posición 98 de 127, con los peores indicadores en los componentes de Instituciones y Capital Humano con el puesto 107, y el componente de Conocimiento y Tecnología en la posición 111. (ver www.globalinnovationindex.org).

Este componente de tecnología es particularmente importante porque no solamente generan valor en sí mismas, sino que son grandes habilitadores de más innovación en otras áreas. Es por ello que el World Economic Forum (WEF) comenzó a medir un índice específico: el Global Information Technology Report (ver http://reports.weforum.org/global-information-technology-report-2016) en el que sitúa a Guatemala en el puesto 103 de 139 países evaluados, con los componentes de Ambiente Político y Regulatorio y Uso de las TIC por el gobierno en el puesto 122. Pareciera entonces que los emprendedores del país tienen
oportunidades muy limitadas… No tan rápido.

En su libro Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation, Steven Johnson plantea que las ideas y grandes aportes vienen de las situaciones más inesperadas. Con frecuencia de errores o intentos de hacer algo con un propósito, aparece algo disruptivo para otro propósito. Una idea similar plantea Christensen en su libro The Innovator’s Dilema, indicando que con frecuencia las ideas de negocio nos llegan intentando resolver un problema distinto. Es el caso de Facebook, cuyo propósito inicial era construir una red para conectar estudiantes de una universidad, y hoy es uno de los mayores portales y empresas publicitarias de mundo.

Hay varios factores que facilitan el éxito en la generación de ideas y proyectos innovadores: En primer lugar: ¡permitir equivocarse! El miedo al fracaso, la presión por el retorno seguro de la inversión, o incluso la presión social nos hace demasiado conservadores. Aquí aplica la máxima que dice: “un fracaso solo es tal, si no aprendemos nada”. El segundo componente viene de las oportunidades que traen los ambientes abiertos, tales como los espacios de co-working que emulan a las reuniones que ocurrían antes en los cafés o parques de las ciudades donde los emprendedores se reunían a discutir sus ideas. Y finalmente, la capacidad de ejecución en llevar a cabo aquella idea.

En Guatemala sí es posible generar innovación disruptiva. Las oportunidades que generan las nuevas tecnologías digitales permiten que se acorten las brechas con países mejor posicionados. Especialmente porque están disponibles las herramientas necesarias para desarrollar las ideas, tales como: (i) los servicios para el trabajo colaborativo; (ii) las tecnologías de aplicativos en la nube con rápida y alta disponibilidad; (iii) redes de comunicación móviles robustas que dan ubicuidad al trabajo; y, (iv) el talento y los espacios para la germinación y aceleración de nuevos proyectos. Ejemplo de estos son el Campus Tec o Collision Factory, que con éxito están facilitando el camino al emprendimiento en el país.

La innovación es una decisión personal. Les invito a preguntarse, ¿cuándo fue la última vez que pensaron en patentar un producto o un proceso? Y si no lo han hecho, ¿están dispuestos a hacerlo?

*Director B2B

Telefónica Centroamérica

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Edgar Balsells
El General y la ideología del narco

‘“El que esté libre de traficar drogas, que haga un viaje a Disney”’ (chiste negro entre los militares mexicanos), Redacción ‘EMEEQUIS’, México.

noticia Redacción Deportes
Cremas, lo mejor

Mauricio Tapia, técnico de Comunicaciones, eso espera: que se haya aprovechado la pausa para preparar de la mejor manera el juego del domingo contra Antigua.

 

 

 

noticia
Cortometraje animado retrata en 6 minutos el año 2020


Más en esta sección

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

La UE en rojo; China y EE. UU. se expanden

otras-noticias

FECI y Alianzas por las Reformas se unen a amparos contra resolución de Sala que favoreció a Moto

otras-noticias

Publicidad