[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¿Cultura de paz?

opinion

Clases sociales y etnias siguen determinando el curso de las guerras en nuestra finca.

 

En Guatemala, la “democracia” aún es neonata (contrainsurgencia viva), luego de un conflicto armado la gubernamentalidad posgenocida es reciente, donde el régimen representativo neoliberal está aceitado y funciona acorde a los intereses de la oligarquía criolla/burguesía global y de la casta narcomilitar, una república dependiente de la política exterior yanqui y de las dinámicas del capitalismo global, una aldea tropical que pretende discursivamente cimentar las bases de la cultura de paz en un Estado con un ADN terrorífico que basa su acumulación en un manto de corrupción e impunidad.

La cultura de paz es un concepto posmoderno que hace alusión al “conjunto de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas, los grupos y las naciones” (ONU, 1998), una narrativa que invisibiliza la historicidad de los problemáticas estructurales del Estado, donde la desigualdad, racismo, violencia y patriarcalismo son sus pilares fundacionales y dispositivos de reproducción –aunado a los CIACS– de la reconfiguración cooptada del Estado, una categoría que Garay y Salcedo pusieron en boga en el siglo XXI, pero que en Guatemala tiene calado histórico para comprender los casos de alto impacto que abandera el MP, CICIG y la Embajada de EE. UU. en la coyuntura.

Por eso, es irrisorio hablar de cultura de paz cuando existen realidades objetivas que evidencian que el bienestar común es una fantasía desarrollista, cuando la calidad de vida de las personas no tiene una pizca de dignidad, cuando está restringido el derecho a la alimentación, a la justicia, a la salud, a la educación, al seguro social y a defender los bienes naturales y el territorio; esos indicadores pesan más que el enjambre positivista de intersubjetividades conducentes a la armonía societal, obviando que los conflictos son un paradigma para el cambio revolucionario.

No obstante, la cultura de paz es efectiva si se implementa desde un marco de complementariedad de las políticas de desarrollo económico y social. El recambio de imaginarios colectivos se da trastocando la materialidad de las relaciones laborales, por ejemplo.

La empleabilidad mitiga la criminalidad siempre y cuando esta fortalezca la política fiscal para que el Estado invierta en vivienda popular, seguridad, seguridad alimentaria, deporte y recreación, salud y educación, esta es la génesis de la cultura de paz.

framont@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AGENCIAS
El juicio político contra Trump revela las grietas en el Partido Republicano

Diez congresistas republicanos votaron ayer a favor del proceso de impeachment contra el mandatario.

noticia Redacción
Matan al sobrino de alcaldesa de la Blanca, San Marcos
noticia Evelyn Boche/ elPeriódico
Roberto Molina y Gloria Porras van por una tercera magistratura en la CC

Se develan más candidaturas para integrar la alta corte. Hoy cierra la inscripción de postulaciones ante el CSU.


De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Juez Miguel Ángel Gálvez denuncia seguimiento de vehículos sin placas

otras-noticias

Porras desiste de amparo contra Valdés

otras-noticias

El OJ contrata seguro para magistrados, por dos años

otras-noticias

Publicidad