[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Por amor al mar

opinion

“No heredamos la Tierra de nuestros antepasados; solo la tomamos prestada de nuestros hijos”. Pueblos originarios de Norteamérica.

Muchas personas piensan en el mar de una manera romántica: su inefable belleza, su inmensidad, su indomable fuerza. Pocos piensan en él como un ecosistema lleno de vida. Vida que merece ser respetada.

Los océanos están muriendo. Una de las razones de mayor peso y que menos podemos controlar es el calentamiento global. Extensas zonas de coral perecen sin remedio. Con los corales muere mucha de la flora y la fauna marina. La flora marina es responsable de procesar mucho del CO2 del planeta y colabora en la producción del oxígeno que respiramos.

Los océanos han sido fuente de alimentación para millones de pobladores del planeta. Sin embargo la pesca comercial no tiene ninguna misericordia con las especies. Depreda el mar: enormes aspiradoras sacan no solamente millones de peces (sin discriminar tamaño o clase), sino que arrasan con todo. La pesca depredadora ha desertificado enormes extensiones del océano sin beneficio real para nadie. Es puro consumo. Sin sostenibilidad, el consumo tiene sus días contados.

Por supuesto que la ausencia de una ética en favor de la vida que padecemos los humanos horroriza. Sin embargo, el problema mayor no es para la naturaleza. Estamos condenando a nuestra especie a la muerte. La naturaleza no necesita del ser humano. No hay vuelta de hoja. La muerte de los océanos anuncia la muerte de la especie humana.

Frente a un panorama tan sombrío y tan fuera de nuestro control personal ¿qué hacer? Empecemos por corregir lo que sí podemos: los océanos se han vuelto nuestros basureros. Están colmados de desechos, cosas que se pueden reciclar. Imaginemos un día normal, ¿cuántos productos consumimos empacados en vidrio, plástico o aluminio? Multipliquemos esa cifra por billones e imaginemos que toda esa basura va a parar al mar. El daño ecológico, el costo de su limpieza es inimaginable. Sin embargo, la industria sigue produciendo empaques que provocan basura no degradable sin que nadie les imponga límite. Pregunté en una cadena de tiendas por qué no usaban bolsas de papel. La respuesta fue que eran muy caras. La bolsa plástica es más barata para el comerciante, pero es incalculablemente cara si consideramos el daño ecológico que cada bolsa provoca. Abolir las bolsas plásticas y las botellas es urgente. O cargarlas con un estratosférico impuesto que obligue a quienes las usan a evitarlas.

Mientras el soñado día de la responsabilidad social de las empresas llega, cada uno de nosotros tiene la obligación moral de evitar a toda costa producir basura y la que es inevitable, reciclarla. Los niños merecen recibir de las generaciones que los anteceden un territorio habitable. Cada bolsa de plástico que usted usa terminará en el mar, o en la carne de su pescado favorito. Reciclemos… por amor al mar.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Jill Biden y Kamala Harris dan prioridad a diseñadores de EEUU
noticia AFP
Dejen de besar a los pollos, piden las autoridades sanitarias de EEUU
noticia
5 minutos

De último momento

MP presenta solicitud de antejuicio contra Jimmy Morales

La Fiscalía contra la Corrupción tiene una investigación abierta que involucra a Morales. El expediente está relacionado a la expulsión del comisionado de la CICIG, Iván Velásquez.

noticia Luisa Paredes /elPeriódico

Más en esta sección

Proveedor cuestionado y su hija compiten por los mismos contratos

otras-noticias

Presentan inconstitucionalidad contra la ley de oenegés

otras-noticias

Aifán pide a la CC suspender fallo que la CSJ dictó en su contra

otras-noticias

Publicidad