[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Un nuevo rostro

opinion

Mucho podemos aprender del país vecino, que pone sobre la palestra política una voz fresca que reta al rancio poder tradicional.

 

Hace unos días participé en un intercambio de ideas con el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele. Un claro y sorpresivo disidente del establishment, Nayib no se permite ser atrapado por ideologías del siglo XX, cuando para él está claro que el mundo atraviesa por un desafío del siglo XXI.

Este joven de 35 años de edad –quien trae consigo una carga de modernidad, frescura e innovación–, se ha convertido en la alternativa a los políticos tradicionales. En un clima de desafección por las clases políticas, Bukele cuenta con el voto del descontento, que hoy corresponde a la mayoría. Da muestras de ser un líder fuerte e independiente, a quien cuesta encasillar en alguno de los extremos ideológicos, ya que su crítica a los responsables de llevar a El Salvador a donde hoy se encuentra, la hace de manera horizontal y de la cual ni izquierda ni derecha se salvan.

Lastimosamente, el pragmatismo con el que Bukele aborda el pasado, presente y futuro de El Salvador no existe en los liderazgos guatemaltecos. Aquí seguimos enclaustrados en el siglo XX. El peligro de esto es que tarde o temprano los descontentos tomarán cartas en el asunto y los resultados serán devastadores, como en Venezuela.

Algunos sectores del país, intentan posicionar en el imaginario popular una conspiración de la extrema izquierda, liderada por la embajada americana, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y los “comunistas” representantes de derechos humanos. La condición por la que atraviesa Guatemala es más seria y más complicada que el simple populismo de ambos extremos ideológicos, que han polarizado aún más a los guatemaltecos. Nuestros problemas son de raíz, no son atribuibles a un solo sector y cuentan con la participación de actores de izquierda y de derecha. No seamos tan ingenuos de caer en este juego ideológico, característico del siglo XX, y del cual se nutren los ya rancios poderes tradicionales.

No existe diálogo alguno, y no falta sector que de manera retórica y demagógica manifieste que en él radica el éxito. Las plenarias para discutir las reformas constitucionales son muestra de la falta de tolerancia y empatía entre “bandos”, ya que en eso nos hemos convertido. Cada sector vela por sus intereses, aunque defienda lo indefendible y en contra de toda lógica. El fanatismo ideológico ha sido la herramienta de quienes han manipulado a las masas para crear las condiciones que facilitan que nuestro Estado sea cooptado. Esta situación no excluye ideologías y permite que aquel que quiera participar, tenga su tajada.

Conocer a Nayib Bukele me deja con la punzante necesidad de “revolución”. Esta no es una revolución bajo los términos que los anticomunistas y los revolucionarios del siglo XX conocen, sino una revolución del siglo XXI. Empecemos por exaltar nuestras voces con ideas que impulsen nuevos horizontes. Renunciemos al pasado y demos paso a una nueva generación. El pasado es imposible cambiarlo, como lo es cambiar a sus protagonistas. Todos sabemos quiénes son, qué han hecho o qué dejaron de hacer. Apostemos por el cambio, el cual llegará si le damos paso a nuevos rostros, como pasó en Francia y está por pasar en el pequeño pulgarcito de América.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rodrigo Casaus Carchella Guatemalteca de Representaciones y Mercadeo, S.A.
Aclaración Guatemalteca de Representaciones y Mercadeo
noticia AFP
OMS insta a Europa a incrementar esfuerzos contra la pandemia

Al menos 22 países de la zona Europa de la OMS, que incluye a un total de 53, han registrado casos vinculados a la nueva cepa de coronavirus.

noticia José Luis Chea Urruela
Tantas veces Dios


Más en esta sección

El estado del COVID-19 que encuentra el gobierno de Biden

otras-noticias

La pobreza es virus mortal

otras-noticias

Juventus-Nápoles van por el título de la Supercopa

otras-noticias

Publicidad