[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Investigación del Transurbano

opinion

Durante el régimen de Álvaro Colom (2008-12), mediante el Decreto 21-2010 del Congreso, emitido el 13 de mayo de 2010 y publicado en la edición del Diario Oficial del 7 de junio de 2010, se decretó y promulgó la Ley para el Fortalecimiento y Mejoramiento del Transporte Público de Pasajeros, mediante la cual se exoneró, por una única vez, a las empresas o asociaciones autorizadas que prestan el servicio de transporte público urbano y extraurbano de personas, a nivel nacional, del pago del IVA, y demás derechos arancelarios a la importación de unidades totalmente nuevas de autobuses y microbuses para el transporte público, a partir de la fecha de publicación de dicha Ley, con exclusividad para uso del transporte donde se instalará el sistema prepago en los departamentos y municipios de la República, por un plazo de 36 meses; y, asimismo, se exoneró a las asociaciones y/o empresas autorizadas de transporte urbano y extraurbano de personas a nivel nacional registradas conforme a la Ley, del pago del IVA, y demás derechos arancelarios a la importación, por una única vez y por un plazo de 24 meses, a la importación de equipos para la implementación del sistema de prepago, sistemas de control de pasajeros, sistemas de gestión de flotas, sistemas de información en los autobuses, sistemas GPS y grabación digital, sistemas de cómputo, molinetes de control de pasajeros y equipos especiales necesarios, para las estaciones y los patios para el sistema Prepago. Estas exoneraciones se tradujeron en que el Fisco dejó de percibir, por lo menos, Q700 millones.

Cabe recordar que la “camarilla gobernante” durante el régimen de Colom gestó el “negocio del Transurbano”, que consistió en financiar, con fondos públicos, la adquisición de buses en Brasil y la operación del sistema prepago. En todo caso, la revista alemana Manager-Magazin denunció la sobrevaloración de los buses así: “La empresa Transurbano pagó por los buses brasileños (no nuevos) alrededor de 126,000 dólares por los buses normales, y 275,000 dólares por los buses articulados (dos partes), un cuarto más que el precio de mercado. Un precio tan alto que solo podía significar un soborno entre las dos partes”.

El negocio irregular del Transurbano se inició con el Acuerdo Gubernativo 103-2009, por medio del cual se autorizó la entrega a la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (AEAU), en concepto de “aporte económico de inversión”, de la suma no presupuestada de US$35 millones (cerca de Q280 millones), haciendo caso omiso de que los asociados de dicha asociación eran empresas de transporte privadas lucrativas, lo que supone un grotesco fraude de ley. Dicho “aporte económico de inversión” se documentó a través de un informal “convenio privado”, suscrito por el Ministro de Finanzas y la AEAU. Posteriormente, el régimen de Colom, a través del Ministro de Finanzas, entregó otros “aportes económicos temporales” a la AEAU al amparo los Acuerdos Gubernativos 281-2009 y 176-2011, por Q79.8 millones y Q43 millones, respectivamente, también mediante la suscripción de otros informales “convenios privados”.

En todo caso, conforme el Artículo 6 del Decreto 21-2010 del Congreso, el cumplimiento de las disposiciones contenidas en dicho Decreto debían ser fiscalizadas por la Contraloría General de Cuentas (CGC) y controladas por la SAT, y que ambas entidades debían proporcionar la colaboración necesaria para que se implementaran eficazmente dichas disposiciones y, asimismo, quedaron obligadas a presentar al Congreso, al final del proceso de importación y dentro de un plazo no mayor de tres meses, un informe detallado de todos los bienes importados.

En consecuencia, debe determinarse si la CGC y la SAT cumplieron o no con las referidas obligaciones legales y, en caso negativo, el Congreso y el Ministerio Público deben deducir las responsabilidades legales correspondientes. Lo anterior sin perjuicio de las investigaciones en curso del negocio del Transurbano, de lo subyacente a la citada multimillonaria exoneración tributaria y de la disposición del subsidio del transporte urbano de la Capital que asciende a Q6.5 millardos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia César A. García E.
Mundo sin luz
noticia IN ON CAPITAL
La Reserva Federal dispara el pistoletazo de salida

Los inversores están atentos a los cambios de una política agresiva.

noticia Cesar Flores Soler / Colaborador elPeriódico
Desorden y aglomeración en centros de vacunación contra COVID-19 de Petén


Más en esta sección

Juan Francisco Sandoval fue removido del cargo de jefe de la FECI

otras-noticias

El Salvador registrará 430 mil nuevos pobres en 2021, según estudio económico

otras-noticias

Crecen caudales de ríos de Izabal

otras-noticias

Publicidad