[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cogobierno de los jueces

opinion

Ante la crisis de confianza que afecta al Legislativo y al Ejecutivo, la falta de resultados de las intervenciones de gobierno y las incontables promesas políticas incumplidas a lo largo de los años, cada vez se hace más común que los ciudadanos vean en las cortes de justicia una posible solución a sus problemas. Reacción que provoca que cada vez sea más grande la cantidad de decisiones públicas que terminan en el ámbito judicial, con la esperanza que por medio de esta intermediación pueda lograrse lo que no se pudo en el ámbito administrativo, político o legislativo. Esta creciente judicialización de las decisiones políticas, administrativas y legislativas ha terminado por acrecentar a niveles inimaginables el poder en manos de jueces y magistrados; una concentración de poder en manos de funcionarios públicos cuya continuidad en el cargo no está sujeta a la competencia política o a la evaluación exhaustiva de los resultados de las mismas. Esta concentración de poder resulta ser contraria a los principios sobre los cuales descansa una democracia liberal y que, de no ser controlada, podría llegar a destruir los principios operativos básicos de la misma, tal y como sucede hoy en Venezuela, en donde hace tres meses los jueces de la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia asumieron, de un plumazo, las competencias parlamentarias, usurpando los poderes de una asamblea electa democráticamente, violando la voluntad popular en nombre de una ideología totalitaria.

La judicialización maliciosa provoca, en el ámbito público, que políticos y burócratas opten por la inacción antes de caer en las garras de la discrecionalidad de jueces que no necesariamente tienen los elementos necesarios para evaluar justamente cada caso, que obedecen a intereses particulares o deciden en función de algún velo ideológico. En el ámbito privado, que inversionistas y empresarios dejen de invertir, hacer negocios y crear empleo ante la incertidumbre que provoca que cualquier decisión gubernamental pueda ser sujeta de revisión por parte de ese mismo tipo de jueces. Aunque en el corto plazo parezca prometedor, el cogobierno de los jueces termina siendo desastroso para el país, como ha quedado demostrado tantas veces en nuestra historia reciente y como lo demuestran los recientes fallos contra Oxec y la Minera San Rafael.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Blum
Nuevo gobierno, nueva esperanza para los migrantes

El sistema político-jurídico e institucional estadounidense mostró su resistencia, pero también su enorme fragilidad.

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Ligan a proceso a tres hombres por el asesinato y violación de Hilarry

El juzgado de Tiquisate dio tres meses de plazo al MP para concluir la investigación.

noticia Evelyn Boche/elPeriódico
Integrantes del CSU defienden designación de magistrados ante la CC


Más en esta sección

Así era la participación de Nintendo en los JJOO de Tokio y por esta razón se canceló

otras-noticias

Tráiler provoca múltiple colisión en El Rancho, El Progreso

otras-noticias

Tiradoras se despiden de su primera experiencia olímpica

otras-noticias

Publicidad