[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Crecimiento poblacional: bomba de tiempo

opinion

La explosión demográfica en Guatemala es un hecho que no puede soslayarse.

Un informe de las Naciones Unidas daba cuenta que la población mundial ronda ya los 7 mil doscientos millones y pasará a 9 mil seiscientos millones en el 2050, un crecimiento de 33 por ciento. Guatemala según estimaciones, al 2014 contaba con una población de 15.9 millones y para el 2050 se proyecta alcance los 26.1 millones de personas, un crecimiento del 64 por ciento. Crecemos pues a un ritmo mayor que el de la población mundial.

¿Existe realmente explosión demográfica en Guatemala? Las estadísticas lo confirman, tenemos un índice de crecimiento demográfico de los más altos del mundo, con un 2.8 por ciento anual. Al 2015 teníamos un índice de fecundidad –número promedio de hijos por mujer– de 3.16. Promedios por encima de dos hijos por mujer indican poblaciones en aumento y cuya edad media está disminuyendo. Tasas más elevadas también puede indicar dificultades para las familias, en algunas situaciones, para alimentar y educar a sus hijos y para las mujeres que desean entrar a la fuerza de trabajo. Los servicios públicos se hacen insuficientes para atender a tantas personas, los movimientos migratorios internos y emigración a otros países no cesan, las áreas boscosas vienen siendo depredadas, los índices de violencia son desmesuradamente altos y la contaminación ambiental es generalizada.

No obstante ello, el crecimiento poblacional es una variable que no aparece en los planes de desarrollo, que lastra la economía nacional y no se le pone atención. La incapacidad del sistema económico de proveer los satisfactorios básicos a la población ha quedado reflejada en la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi) 2014 que reporta 9.4 millones de personas en estado de pobreza de un total de 15.9 millones de habitantes, o sea un 59.3 por ciento. Cifra escalofriante desde cualquier ángulo que se quiera ver.

La explosión demográfica en Guatemala es un hecho que no puede soslayarse. Esperar al mentado bono demográfico tardará mucho tiempo en que se establezca, no podemos quedarnos de brazos cruzados. El problema es latente y debe ser atacado desde sus raíces, tanto por el lado de la implementación de programas de educación y planificación familiar como del diseño de políticas públicas. Una niña educada, está demostrado, pospone los embarazos y reduce el número de hijos.

El Gobierno debe entrarle de lleno al tema, el ritmo de crecimiento poblacional debe reducirse a toda costa y apuntalar la economía para que sea incluyente. De no haberse producido la emigración de un millón y medio de guatemaltecos a otros países ya estaríamos en una crisis humanitaria.

Sin duda, la inversión pública debe orientarse a las zonas rurales y sobre todo a las áreas indígenas del país, que son las más pobladas y menos atendidas. Reducir los indicadores de desnutrición infantil, mortalidad materno-infantil y la miseria extrema son compromisos nacionales y éticos que deben cumplirse a cabalidad para alcanzar las metas mínimas de un desarrollo humano digno.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Galería 77: cuatro años de arte urbano y contemporáneo
noticia
Video | Evacuan a trabajadores del Hospital de San Benito, Petén, por incendio
noticia Evelyn Boche/elPeriódico
Presidente del IGSS ratifica denuncia


Más en esta sección

Israel arranca la vacunación general a mayores de 60 años con la tercera dosis

otras-noticias

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Publicidad