[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El radicalismo islámico: hacia un desorden internacional (III y final)

opinion

Todos deben cooperar en contra del radicalismo islámico y la guerra permanente que ya ha sido declarada por los terroristas en contra de la humanidad.

 

El combate al radicalismo islámico exige una lucha frontal bajo una tolerancia cero. El relativismo cultural que gobiernos progresistas en Europa implementaron durante los ochenta y noventa han tenido como consecuencia los ataques más cruentos impulsados por terroristas islámicos. Lo trágico es que en la mayoría de casos fueron perpetrados por migrantes nacionalizados o hijos de migrantes. No es discriminación ni racismo, pero la evidencia es clara sobre cómo estos individuos fueron aceptados en distintos países de Europa pero nunca integrados a la sociedad.

Tampoco implica una violación a los derechos humanos, como muchos ingenuamente claman, así lo explicó magistralmente el jurista alemán Günther Jakobs que en su obra El Derecho Penal del Enemigo legitima la necesidad de separar socialmente a aquellas personas que buscan destruir deliberadamente el ordenamiento jurídico, los valores y los derechos humanos fundamentales. De esta forma se pueden penalizar conductas que sugieran dicha destrucción y no esperar a que se materialicen en atentados.

Es por esto que las comunidades islámicas en Europa y en el resto de países occidentales deben cooperar con las autoridades en identificar y exponer a aquellos individuos quienes promueven el yihadismo mediante un discurso o propaganda. Posteriormente los Estados deben aplicar, sin distinciones un Estado de Derecho que no discrimine ni negativa ni positivamente en base a criterios étnicos ni culturales sino que aplique a todos por igual salvo la distinción que hace Jakobs entre ciudadanos y enemigos de estos.

Estos mismos puntos deben ser internacionalizados bajo la misma tolerancia cero contra los países que promueven o no sancionan actividades que promuevan un radicalismo islámico. Diferenciar entre el arabismo Saudí o el islamismo Iraní para determinar cuál es peor solo resultará en más caos, más radicalismo, en un desorden internacional consecuentemente más sangre inocente derramada. Todos deben cooperar en contra del radicalismo islámico y la guerra permanente que ya ha sido declarada por los terroristas en contra de la humanidad.

@robertoantoniow

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Raúl Barreno / elPeriódico
Hospitales de Quetzaltenango están saturados por casos COVID-19

Médicos del Hospital Temporal de Quetzaltenango redoblan esfuerzos ante la tercera ola de contagios que afecta el país según declaraciones del Presidente.

noticia AFP
Final soñada en el Maracaná

Las potencias sudamericanas, Brasil y Argentina, se citan con la historia este sábado en la final de la Copa América-2021, con sus estrellas Neymar y Messi frente a frente en el emblemático estadio Maracaná.

 

 

noticia Redaccion/elPeriódico*
Gobierno de EE. UU. está disgustado por la remoción de Juan Fracisco Sandoval

El exjefe de la FECI fue destituido el viernes pasado y abandonó el país.



Más en esta sección

Galería | Un café diferenciado en Zacapa

otras-noticias

“Fantasmas danzantes” sorprenden a los astrónomos en el cosmos profundo

otras-noticias

Guatemala bajo la lupa

otras-noticias

Publicidad