[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Somos la reserva de otros

opinion

Los países desarrollados nos quieren preservar congelados, como su reserva natural para el futuro.

 

Las bandas de muchachos o adultos vagando entre semana, deambulando en barrios de las ciudades o en los pueblos, es síntoma de una enfermedad que mata, atrae vicios y forja delincuentes: la ignorancia.

Nuestro sistema político parece dedicado a fomentar la inactividad, porque vivimos dedicados a bloquear la producción. No entiendo si el capital guatemalteco productivo en Sudamérica, otros países de la región y lugares exóticos, es producto de un naciente capitalismo chapín emprendedor o si refleja fuga de fortunas en busca de la fertilidad.

Hay gente en nuestro país totalmente dedicada a añorar el pasado idílico de las grandes extensiones de tierra no productiva, haciendas y esclavos. Les gusta la ranchería y los niños barrigones, dedicados al monocultivo del maíz en minifundios de sobrevivencia en tierras escarpadas, comiéndose la frontera de bosque para no agotar la riqueza de la tierra, mientras atacan las grandes planicies de café, caña y novedades de monocultivos anatemizados.

En realidad, somos un país de comerciantes, dedicados a comprar y vender como en el mercado, lucrando con el contrabando como en la época de la Colonia, vendiendo estimulantes clandestinos callada la boca, siendo discretos. Aquí florece la piratería, y no se produce ya mucho porque es más barato comprar a las inmensas fábricas mexicanas, colombianas o chinas, cuya factura se paga con el ingreso por el trabajo de aventureros inmigrantes, ilegales o legales: capital que retorna como remesas de separación y abandono.

El empleo no se abre a los jóvenes porque la educación solo prepara a la masa para vender, hacer negocios, pasear chuchos, usar el azadón, cargar bultos, portar pistola, cuidar a los demás… No estimulamos la producción sino la perseguimos, la bloqueamos, la expulsamos del reino. El ideal es recibir comisiones, quedarse con tajadas en medio sin hacer nada, chupando la sangre a los demás como vampiros mientras predicamos derechos sin obligaciones.

Guatemala saldrá del atraso cuando nos eduquemos y estimulemos la producción. No podemos vivir con la mano extendida como pedigüeños, tal y como actúan las oenegés que se alimentan de donativos destinados a perseguir la producción para mantener apagado el país, porque los países desarrollados nos quieren preservar congelados, como su reserva natural para el futuro. Ellos pueden vivir bien hoy, con las comodidades modernas satisfechas, mientras a nosotros nos toca seguir columpiándonos como Tarzán en lianas, asegurando así el nivel futuro de vida de los países desarrollados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Joseph E. Stiglitz y Lori Wallach
¿La codicia corporativa prolongará la pandemia?
noticia Europa Press
La Viagra puede prolongar la vida de los hombres con enfermedad de las arterias coronarias

Dado que los inhibidores de la PDE5 disminuyen la presión arterial, anteriormente no se recomendaban para hombres con enfermedad de las arterias coronarias debido al riesgo de ataque cardíaco.

noticia Redaccion/elPeriódico
Agentes de la PNC resguardan el Palacio Nacional y Casa Presidencial

En la ciudad capital hay manifestaciones en la calle Martí y Vista Hermosa.



Más en esta sección

Descubierta una nueva partícula de materia exótica de larga duración

otras-noticias

Un médico revela quiénes no deberían comer melón

otras-noticias

Crean doce embriones para salvar al rinoceronte blanco del norte

otras-noticias

Publicidad