[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Otro de esos pocos caballeros sin miedo y sin tacha

opinion

Su principal preocupación radica en que cada  uno se sienta cómodo como en su casa.

El pasado jueves 22 de junio la Universidad Francisco Marroquín rindió un muy merecido homenaje al doctor Ramiro Alfaro, fundador y decano de su estupenda Facultad de Odontología.

Por motivos de salud, no pude estar presente a tan solemne ocasión. Pero desde mi lecho de enfermo aprovecho añadir mi modesto aporte literario en honor de su persona y de la de su muy apreciada esposa, la siempre gentil y colaboradora Sandra de Alfaro.

Y me permito para tal ocasión valerme nada menos que de las palabras del muy ilustre cardenal John Henry Newman, de cuyo ensayo “La idea de una Universidad”, extraigo su tan sublime descripción del caballero genuino, que siempre he visto en la persona del doctor Ramiro Alfaro:

“Podría decirse que prácticamente la definición de un caballero es la de aquel que nunca inflige dolor. Esta es una descripción tan exacta como refinada. Un caballero se ocupa principalmente en remover aquellos elementos que obstaculizan la libre acción de quienes lo rodean. Procura colaborar más que encabezar iniciativas por sí mismo. Si bien la naturaleza nos provee de los medios naturales para el reposo y nos ofrece el calor animal, los beneficios de un caballero pueden equipararse a la comodidad que nos brinda una silla confortable o un buen hogar encendido; ambos mitigan nuestro frío y fatiga.

Un verdadero caballero evita cuidadosamente ocasionar un sobresalto en las mentes de aquellos con quienes trata, evita todo enfrentamiento de opiniones, coalición de sentimientos, restricciones, sospechas, tristezas o resentimientos. Su principal preocupación radica en que cada uno se sienta cómodo como en su casa. Sus ojos están puestos en todas sus compañías, es considerado con los tímidos, gentil con los distantes y misericordioso hacia los absurdos. Recuerda a todas las personas con quienes estuvo conversando. Se cuida de hacer acotaciones impetuosas o mencionar temas irritantes. Rara vez destaca como centro en las conversaciones y, sin embargo, jamás resulta tedioso.

No le pesan los favores mientras los realiza y parece recibir precisamente aquello que está confiriendo. Nunca habla de sí mismo excepto cuando está obligado y jamás se defiende mediante una simple réplica. No tiene oídos para los chismes ni las calumnias. Es escrupuloso para comprender los motivos de aquellos que interfieren y trata de interpretar todo de la mejor manera posible. Jamás es desconsiderado o mezquino en sus disputas ni tampoco se aprovecha de ventajas injustas.

No confunde las personalidades ni tampoco deja de ver la diferencia entre lo que es una observación tajante y un verdadero argumento. Tampoco hace insinuaciones sobre hechos nefastos sobre los que no pueda hablar francamente. Ejerciendo una prudencia de largo alcance observa la máxima de aquella antigua saga que dice que debemos conducirnos con nuestros enemigos como si un día fueran a ser nuestros amigos.

Tiene demasiado sentido común como para sentirse afectado por los insultos, está suficientemente ocupado como para recordar injurias pasadas y es lo suficientemente indolente como para soportar las malicias.

Es paciente, contenido y resignado a los principios filosóficos. Soporta el dolor porque sabe que es inevitable, las aflicciones porque son irreparables y a la muerte porque es su destino.

Si entra en algún tipo de controversia su intelecto disciplinado lo preserva de cometer una desatinada descortesía propia de las mentes menos educadas. Estas últimas, cual armas romas, cortan y desgarran en vez de realizar cortes limpios, confunden el motivo principal del argumento, gastan sus fuerzas en trivialidades, juzgan mal al adversario y dejan al problema peor de lo que lo encontraron.

El caballero puede estar en lo correcto o estar equivocado en su opinión pero tiene demasiada claridad mental como para ser injusto. Así como es de simple es de fuerte, así como es breve es también decisivo. En ningún otro lugar encontraremos mayor candor, consideración e indulgencia.

En sus argumentos con sus oponentes no olvida sus propios errores. Él conoce la debilidad de la razón humana así como su fortaleza, su competencia y sus límites. Si el caballero no fuera un creyente aun así tendría una mente lo suficientemente amplia y profunda como para no ridiculizar la religión o actuar en su contra. Es demasiado sabio como para ser dogmático o fanático. Respeta la piedad y la devoción y apoya el bien de aquellas instituciones con las cuales no está de acuerdo considerándolas como elementos venerables, hermosos o útiles. Honra a los ministros de la religión y declina aceptar sus misterios sin por ello agredirlos o denunciarlos. Es amigo de la tolerancia religiosa y esto no es tan solo por su filosofía, que le exige ser respetuoso con todas las formas de fe, sino por su caballerosidad y delicadeza de sentimientos las cuales constituyen el séquito de toda provechosa civilización.

No que él no pueda ser además religiosamente devoto a su manera, ni siquiera cristiano. En este caso su religión sería la de la imaginación y el sentimiento. Sería entonces la personificación de las ideas, de los sublime, lo majestuoso y lo bello, sin las cuales no es posible vivenciarse una filosofía profunda”.

Lo cual resulta superfluo para el devoto matrimonio católico constituido por Ramiro y Sandra.

Enhorabuena a los dos de parte de este su amigo de ambos, Armando de la Torre.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Hugo Barrios / Colaborador de elPeriódico.
En San Marcos se priorizó la vacunación del personal de Sesan

Adultos mayores y maestros todavía esperan recibir la vacuna contra el COVID-19

noticia
Los Muppets presentarán un especial de escalofríos en Disney+

El primer especial de Halloween de los Muppets llegará a la plataforma digital en el último trimestre del año.

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Sindicalistas exigen al Gobierno que cumpla con el Plan de Vacunación

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) inició ayer con la segunda fase de inmunización, pero el proceso ha sido lento.



Más en esta sección

Consuelo de los corruptos

otras-noticias

Un pulpo de largos tentáculos se deja ver en la Gran Barrera de Coral australiana

otras-noticias

El zorro de esta familia rusa actúa como cualquier mascota

otras-noticias

Publicidad