[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Aciertos y errores

opinion

La presión mediática magnifica unos y esconde otros.

 

Y, así, por ejemplo ¿Dónde se encuentra la prensa crítica –contadas las excepciones– en la bochornosa actuación que han tenido la acusación (Ministerio Público-CICIG) y otras entidades del Estado (Procuraduría General de la Nación) en el caso de la Terminal de Contenedores de Puerto Quetzal, incapaces de ir por el comiso, pena accesoria que puede imponerse en sentencia y que consiste en la pérdida de todos los instrumentos del delito en favor del Estado: En el caso que nos ocupa, los 30 millones de dólares de los Estados Unidos de América que se habrían dado de mordida (soborno) para obtener en usufructo, sin licitación alguna, un importante bien del Estado, el terreno en el que habría de construirse, y todas las inversiones para hacerlo –instrumentos todos, mordidas e inversiones, para llegar al resultado final buscado: Obtener ganancias en exceso, la explotación de la Terminal ya funcionando sobre las que se hubieran obtenido si, en libre competencia, se hubiera licitado: Tarifas más altas a pagar por los usuarios y menores los ingresos a obtener por el Estado.

¿Dónde, alentando alguna de la prensa, incluso, la consumación del fraude sustentada en el sofisma –el interventor– auxiliar del Juez ¿Por cierto, cuáles fueron los honorarios del Interventor? y la Procuraduría General de la Nación, adalides del mismo: Que para bien de Guatemala debía lograrse la operación de la Terminal construida –operación que no era tema de discusión alguno sino simple y llanamente, en beneficio de quién y propiedad de quién la operación e instalaciones: ¿Del Estado o de quienes perpetraron los delitos y sus sucesores ?

Esta prensa, la Intervención (auxiliar de la judicatura) la PGN, el MP y la CICIG, optaron por lo segundo –olvidadas la persecución penal y el comiso– al servicio, al parecer, de la empresa sucesora y de los bancos financistas olvidando –culpa o dolo– que en cuanto a los instrumentos del delito se invierte la carga de la prueba y obligados estarían a probar su buena fe los bancos y la empresa sucesora: Probarse desconocedores de las ilegalidades y delitos perpetrados (misión) poco menos que imposible puesto que bancos e inversionistas gozan “al menos, supuestamente,” de los mejores equipos técnicos para saber a qué se meten. ¿Ninguna due diligence fue realizada? ¡Por favor!

Dónde se encuentran MP-CICIG en la no captura de Pérez Maura, el “inversionista” señalado como el origen de todo: De las mordidas e inversiones –instrumentos del delito– y de la posible defraudación –esta tendrá que probarlo– de la empresa sucesora? ¿Eficientes, tan solo en las mediáticas y escandalosas capturas nacionales? ¿Ninguna eficiencia en la otra? ¿Culpa o dolo?

El colmo es que, ahora, todos zafan bulto y hasta se desiste –y no para tomar el camino correcto del comiso– de la extinción de dominio. ¿Culpa o dolo?

Ya señalé, anteriormente, la ausencia de la acusación en todo lo que se refiere a la amapola como que si nuestros campesinos no fueran sino la sacrificada punta del iceberg de las líneas criminales que –invisibles– les explotan. También señalé esa ausencia en cuanto a las líneas criminales que se han impuesto en las prisiones, así como en el caso Odebrecht, la acusación viento en popa en todos los países, pero no en el nuestro…

Grave, la vista puesta tan solo en la paja en el ojo ajeno, ignorada la viga en el propio: un antejuicio –maliciosa o culpablemente retardado con fines mediáticos (fácil ensañarse con un Presidente demócrata) y acusaciones en contra de todos, Oficina del Procurador de los Derechos Humanos, PGN, Judicatura (tardíamente) y Policía Nacional Civil… De todos menos de sí mismo (¿Qué hizo el MP con todas las denuncias que había recibido?)

Aciertos, pero también errores y, si se quiere salvar el esfuerzo institucional ya realizado –quien te quiere te aporrea– elemental –deben aquellos acentuarse y evitarse estos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
Ciclista empuja a niña de 5 años para poder pasar en Bélgica

El hombre empujó a la menor de un rodillazo porque obstaculizaba su paso.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Repudian asesinato de Sharon de ocho años en Petén
noticia EFE/CNN
Biden y Suga enviarán una “señal clara” a China


Más en esta sección

Grupo Monte Real, S.A. inaugura Hospital El Naranjo

otras-noticias

Porras evitó que la FECI investigara la falsificación de títulos de los magistrados del TSE

otras-noticias

Juan Carlos I sigue amenazado por las investigaciones tras un año de exilio

otras-noticias

Publicidad