[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Breves cuentos

opinion

Donde la paradoja es ley.

En el campo, luego de la sequía, la gente espera la lluvia “como agua de mayo”. Hace ceremonias y da ofrendas para que el cielo les dé tan vital regalo de vida. En la capital le llaman “mal tiempo”. Ahora empuja montañas y causa dolor impensable.

En esta historia nos quedamos varados en victorias morales, porque las victorias reales son poco conocidas. Hubo una vez, en 1998, un partido de futbol sin precedentes: Guatemala-Brasil. Cuando el Pin Plata metió un gol, el entusiasmo catapultó nuestro ilusorio ánimo deportivo hasta la fecha: “¡Ganamos uno a uno!”.

Érase una vez un presidente que se dormía frente a las cámaras; lloraba frente a las cámaras; se desmayaba frente a las cámaras. Y sigue tropezándose frente a las cámaras: Recientemente dijo ante el mundo: “Nadie está por encima ni por debajo de la ley”. Eso quiere decir que, ¿el imperio de la ley ha sido derrotado? Que ¿gobierna en un caos?

Hablando de la conocida fábula del lobo con piel de oveja, he aquí la fórmula del saqueo final oficial: Érase una vez unos diputados con prestaciones laborales. Se recetaron la indemnización universal no siendo “trabajadores”. Seguro esperan un despido “¿injustificado?”.

El mito del Estado paralelo, por fin se puede ver de cuerpo entero, en vivo, a todo color. Cuenta la historia que cuatro diputados, a título personal pero con máscara de Estado, firmaron contratos en EE. UU. para debilitar a personajes que son “incómodos” para ciertos sectores de la sociedad. Hasta la dirección del Congreso incluyeron en la papelería.

Se cuenta que salas de maternidad del hospital San Juan de Dios han sido cerradas por estar infestadas de pulgas. En ese país de las parodias, se les dice
cariñosamente “pulgas” a los bebés.

Había una vez una mentira que se repetía hasta volverse “verdad”. Y como le fue bien, surgieron muchas mentiras más. Ahora nadie sabe qué terreno está pisando.

Érase una vez un millón de niños trabajadores en Guatemala. Fin.

Y cuando amaneció, el río ya no estaba ahí.

Cuentan de un país tan inseguro, que exigían identificación en cada garita, en cada oficina, en cada edificio, en cada colonia… A cada suspiro. Pero resulta que en ese país, no había ni con qué hacer los DPI, los pasaportes y las placas de automóvil de verdad. Ahora le llaman el país de los fantasmas.

Érase el país rey de las contradicciones, que siendo el más pobre, contaba con el sueldo presidencial más alto. Colorín colorado…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción elPeriódico
Receta de ensalada de espinaca y pollo

Este tipo de ensalada es perfecta para la época de verano.

noticia Ferdy Montepeque elPeriódico
Sala suspende por cuarta vez asamblea nacional de la UNE

El partido programó una nueva asamblea para realizarla el 25 de julio, en la cual se prevé definir la secretaría general de la organización.

noticia AFP
Venezuela expulsa a embajadora de la UE


Más en esta sección

Capturan a agente de la PNC por quedarse con droga consignada

otras-noticias

Tierra: miden su temperatura interna con roca volcánica submarina

otras-noticias

Identifican al exoplaneta más cercano a la Tierra

otras-noticias

Publicidad