[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Xela real e imaginada (I Parte)

opinion

In Memóriam: a mi primo Juan Francisco Velásquez Carrera.

Siendo todavía un niño, fuimos por fin a la tierra de las mujeres que más me amaron. La tierra de mi madre, Olga Marina Carrera Samayoa y de mi nana, Angelita Cojulum Coyoy. Un fin de semana largo, que debió haber sido en octubre o noviembre de 1962, mi familia emprendió camino hacia Xela. Mi padre, Juan Guillermo conducía su camionetilla inglesa, Hillman, nombre apropiadísimo para vencer las montañas del altiplano occidental de Guatemala. No olvido cuando después de varias curvas de la carretera, ganchos azarosos, la Hillman vencía las alturas y las inclinaciones de las laderas de la “María Tecún” y qué decir cuando a once mil pies de altura –según el altímetro que mi padre tenía en la Hillman–vencíamos los picos de Alaska, como se le llamaba o se le llama a los altos cercanos a Nahualá.

Ya en “El Mirador”, en medio de los trigales y de un frío con neblina, pudimos divisar el valle de los llamados “Llanos de Urbina”. Se divisaban varios “pueblos de indios” y a lo lejos la ciudad y naturalmente sus volcanes, entre los que sobresale siempre, el Santa María. Me dijeron que por allá está Salcajá y sus campos de labor, que después comprendería en mis lecturas del libro Padre Nuestro Maíz del poeta del gay saber, Doctor Werner Ovalle López. Más allá, San Francisco El Alto, pueblo maravilloso con un mercado que solamente pude haber visto en las películas de los pueblos bíblicos, en tiempos de Cuaresma. Un día feliz, de la mano, del tío Francisco –Paquito– Velásquez Urízar, llegamos muchos años después a su plaza y abundantísimo mercado. Hasta allá, está San Cristóbal Totonicapán y más allá aún “Toto”, la cuna de nuestro queridísimo Doctor, nuestro pediatra, Oscar H. (Hache) Espada, según decía mi madre. Fue en ese preciso lugar, en El Mirador, que mi maestro, Severo Martínez Peláez, muchos años después, sería fotografiado por última vez en nuestra tierra por el Arquitecto José Asturias Rudeke, antes de su muerte. Esa fotografía ilustra el libro Una historia sin máscara de Christopher Lutz y George W. Lovell. Iniciamos el descenso hacia la ciudad imaginada por los relatos de mis antepasados maternos. Ahora la veríamos en realidad. Por aquí quedan los baños de “Las Rosas”, más adelante el rastro municipal, aún más allá la entrada del camino que nos lleva a San José Chiquilajá. Ya se divisa el cerro de “El Baúl”, la cuesta “Blanca” y en sus alrededores los baños de “El Chirriez” y la Avenida Independencia en el mero barrio de La Ciénaga, relataba mi madre. Aquí es la casa de mi tía Hilda Irene y del tío Paquito. Y la de mis primos: Manola del Pilar, Juan Francisco y José Rodolfo, todos de apellidos Velásquez Carrera, por el resultado de dos primos Velásquez casados con dos hermanas Carrera. Es sábado y la primera visita es a “La Patrona de mi pueblo”. Llegamos a la Catedral, Santa Iglesia del Espíritu Santo. Me impresiona el Parque de la plaza central. Todos de punta en blanco. Entramos directo a la capilla de la Virgen del Rosario y empiezo a entender las diversas fotos familiares que guardan “los Chivos” en sus casas capitalinas. El cuadro de la casa nuestra, en blanco y negro. La Patrona reinando en nuestra casa, desde el día del casorio de mis padres. En el convento dominico de Oaxaca, México, oiría muchos años después, la explicación de la devoción de los dominicos por la Virgen del Rosario y que me hizo comprender que fueron ellos quienes inculcaron a la feligresía quetzalteca de tal devoción. La semana pasada, con el fuerte temblor acaecido la noticia es que una de las cúpulas de la casa de “La Patrona de mi pueblo” hay que reconstruirla, como muchas viviendas de los quetzaltecos. Manos a la obra. Continuará…

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
Bancos de EE. UU. con solvencias de la Fed

La banca habría perdido US$474 millardos por la pandemia.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Tres personas mueren en un ataque armado en zona 6

Sujetos dispararon contra un conductor de taxi y dos pasajeros. 

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Conred declara zona de riesgo a la aldea Quejá de San Cristóbal Verapaz

El sector de Alta Verapaz fue afectado por las tormentas Eta e Iota.



Más en esta sección

EE.UU. paraliza “temporalmente” cooperación con MP de Guatemala

otras-noticias

Autoridades explican qué sucedió con mesa quirúrgica de hospital de Izabal

otras-noticias

Instagram: cuentas de menores de 18 años serán privadas

otras-noticias

Publicidad