[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Fuerte sismo en el suroccidente del país

opinion

En la madrugada del miércoles pasado, el suroccidente de Guatemala fue sacudido por un sismo, con magnitud de 6.6 en la escala de Richter, con epicentro en el departamento de San Marcos. Según las primeras informaciones, el sismo dejó cinco muertos y varios heridos, así como severos daños materiales en edificios, puentes, carreteras y viviendas.

El movimiento telúrico impactó especialmente en los departamentos de Retalhuleu, San Marcos y Quetzaltenango. Al momento de esta edición, ha habido decenas de réplicas, que mantienen a la población en zozobra y siguen causando daños.

La actual generación de guatemaltecos hemos sufrido los efectos devastadores de otros sismos. En la madrugada del 4 de febrero de 1976 un terremoto con magnitud de 7.5 grados en la escala de Richter, con epicentro en el municipio de Los Amates, departamento de Izabal, sacudió gran parte del territorio nacional. Murieron 23 mil personas y 77 mil sufrieron heridas graves. Por lo menos, 258 mil casas quedaron destruidas y cerca de 1.2 millones de personas quedaron sin hogar.

Asimismo, el 7 de noviembre de 2012 otro sismo devastador, con magnitud 7.4 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro se registró en el océano Pacífico a 35 km al sur de Champerico. Los departamentos afectados fueron San Marcos, Quetzaltenango, Sololá, Retalhuleu, Totonicapán, Quiché, Huehuetenango y Suchitepéquez. Hubo más de cien muertos y 175 heridos.

El 7 de julio de 2014, otro sismo con magnitud de 6.4 en la escala de Richter, con epicentro a 15 kilómetros al noroeste de Ocós, San Marcos, sacudió

el territorio nacional, y causó daños a viviendas, infraestructura vial, edificios públicos, escuelas, sistemas de agua entubada e iglesias, así como dos personas fallecidas y decenas de personas heridas en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Huehuetenango, Totonicapán, Sololá, Retalhuleu y Suchitepéquez.

También recordamos, con profundo dolor, los efectos devastadores que dejaron a su paso el huracán Mitch (1998) y las tormentas tropicales Stan (2005) y Agatha (2010).

Nadie puede sentirse ajeno o inmune a las catástrofes naturales. Todos somos ciudadanos del mundo, al fin de cuentas, y una y otra vez tenemos que enfrentar las fuerzas de la naturaleza (terremotos, maremotos, tornados, erupciones volcánicas, tsunamis, inundaciones, etcétera). Hoy volvimos a ser los guatemaltecos los afectados.

Lo importante ahora es sobreponernos al infortunio, a la desgracia y al dolor, y reconstruir las zonas destruidas guiados por la compasión, la solidaridad y la inversión eficiente y eficaz de los recursos públicos y las donaciones que amablemente se están recibiendo del extranjero.

Finalmente, elevamos nuestras oraciones al Creador por las víctimas, así como por los que están sufriendo, para que les dé fortaleza espiritual y les ayude a encontrar la resignación y a recuperar el optimismo y la esperanza.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes/ elPeriódico
Capturan por narcotráfico al hermano del ex alcalde de Ayutla
noticia Alejandro Maldonado Aguirre
La decisión del juez constitucional

“La singladura del Juez discurre sobre un difícil mar de equilibrios, exigente del uso de una cuidadosa carta de navegación.”
Joaquín Salvador Ruiz Pérez

noticia Ana María Rodas
Mario Dary, mi amigo

LA TELENOVELA



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

360 A vuelo de pájaro

otras-noticias

Abogado Marco Alveño confirma que su declaración ante la FECI es real

otras-noticias

Publicidad