[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

De nuevo el racismo…

opinion

Justifica dominio, explotación, crueldad.

 

El racismo es una práctica de poder. Supone a unos superiores. No hablo del simple hecho de ver mal a “otros”. Es garantizar que jamás puedan ocupar el mismo sitio.

El racismo se asienta en la desigualdad, su fin es mantener hegemonía para ratificar intereses y poder. Justifica dominio, explotación, crueldad. Ve a otros de menos, los deshumaniza. El racismo se respalda en acciones básicas que lo hacen respirar, nutrirse y justificar dolor. Como el paternalismo, bien incrustado en la política y en la sociedad, que hace que unos se sientan padres de otros. Siempre mejores y al mando. O los estereotipos, que repiten características de otro grupo con tal insistencia, que paran siendo aceptadas como verdaderas. Y quienes las reproducen lo hacen sin utilizar la razón. O sea, el racismo obstaculiza el desarrollo igualitario. Es obsesión de los racistas, minimizar, encajonar en un oficio o nombre, subyugar. Se vale de todo tipo de recursos para opacar voces. Para invisibilizar, anular historia, triturar culturas. El racismo utiliza lo simbólico para recostarse. Instala una imagen colectiva que criminaliza.

Lo simbólico del racismo lo puede resumir una película, una caricatura, un chiste, un meme. Es la imagen que seduce, que induce y que sugiere. Que se empeña en la reproducción de prejuicios hacia pueblos. Con el ímpetu de marginar. Entonces la exclusión y la segregación son admitidas socialmente, se vuelven parte de la cotidianidad. Se practican con tal costumbre que aparentan legalidad. Hacen uso de lo absurdo. Contribuyen al sostenimiento de las relaciones de poder existentes, y permiten la imposición mediante el uso de violencia simbólica.

La caricatura de Alarcón que apareció en un medio escrito mexicano, generó indignación en muchos. (Peña Nieto va entrando a su casa, con una maleta que dice “Guatemala”. “La Gaviota”, así apodan a su esposa, está sentada en un sofá y le dice lo siguiente: “Aún no entiendo porqué tenemos que ir tan lejos por una señora que nos va a hacer la limpieza”. Atrás se encuentra Rigoberta Menchú). Dicho lo anterior, no se requiere de experiencia en análisis del discurso para concluir que esa publicación rebasa el “humor sarcástico” para caer en una acción indiscutiblemente racista. Incluye paternalismo, recurre al estereotipo, minimiza, encajona, folcloriza. Excluye, margina. Subyuga. Me rehúso a pensar que el humor sea utilizado para discriminar. Para cometer semejante acto de desprecio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Inauguran puesto de control aduanero en Pasaco, Jutiapa

El Presidente participó en el acto oficial. En su discurso, el mandatario informó que el mes pasado destituyó a un funcionario por supuestos actos de corrupción.

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Autoridades indígenas solicitan que se agilicen los contratos de Fodigua

Giammattei no ha nombrado director a pesar de que ya cuenta con la terna.

noticia
4 consejos para niños a la hora de dormir que casi siempre funcionan


Más en esta sección

“El Chancle”

otras-noticias

Las entrañas del poder VI

otras-noticias

El Panteón no es para Rimbaud

otras-noticias

Publicidad