[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El “Bachiller”

opinion

Importante logro que parece estar perdiendo su valor.

En sus orígenes remotos el bachillerato era un grado académico de niveles universitarios mínimos que otorgaba capacidades al graduado de poder trabajar sin necesidad de posteriores estudios. Posteriormente en Latinoamérica decidíamos llamar así a la culminación de los estudios secundarios, desligándolo de cualquier capacitación universitaria. En Guatemala todavía hace unos treinta años, la presentación del título de Bachiller era suficiente para tener acceso a un trabajo de principiante. Ser Bachiller era por lo tanto lo mínimo requerido para ser “alguien” en la vida. El título sigue siendo muy importante para miles de guatemaltecos, pero también se ha utilizado para tratar despectivamente a algunos personajes de la vida pública que lo tienen como su único logro académico. Yo creo que desafortunadamente sí es un título muy bajo si nos comparamos a nivel mundial, pero en nuestra realidad nacional actual todavía tiene un enorme valor y representa el verdadero futuro de nuestro país. Es un título que como sociedad debiéramos ansiar se generalice y no siga siendo exclusivo de unos pocos.

Durante doce años los padres, los familiares y el mismo estudiante hacemos todo tipo de sacrificios para lograr ese ansiado título. Hace unos días mi hijo mayor nos llenó de orgullo al culminar sus estudios de Bachiller y engrosar las filas de esos insuficientes guatemaltecos que son considerados privilegiados porque por lo menos logran terminar secundaria. Según el Mineduc se espera que unos 175 mil jóvenes terminen su educación diversificada este año entre bachilleres, maestros, peritos y secretarias. No logré encontrar datos de cuántos de esos ilusionados jóvenes prosiguen estudios universitarios ni mucho menos cuántos logran terminarlos. Pero definitivamente ni una quinta parte de estos bachilleres lograrán, como sí se podía en la Europa medieval, conseguir un trabajo únicamente presentando su “cartón”.

En esta época donde ambos lados del espectro ideológico chapín pregonan a los cuatro vientos que el país se hunde, debemos recapacitar y no caer ni en la depresión ni mucho menos en la desesperación. Guatemala ha cambiado, y aunque nadie niega que falta mucho por hacer, esos miles de bachilleres que se graduarán en 2017 nos deben entusiasmar a trabajar muy duro por los niños que vienen detrás. Hoy todos tenemos en nuestras manos asegurarnos que la promoción de bachilleres del 2029 sea no solo numéricamente superior a la de este año, sino que además ese enorme déficit entre los graduados y sus opciones educativas y/o laborales posteriores se minimicen. No podemos seguir permitiendo que el bachillerato sea el mayor logro académico de nadie. Efectivamente en el futuro hay que enojarse si a uno solo le dicen bachiller. Debemos promover más carreras técnicas, más profesionales científicos y sacarle provecho a esa enorme juventud que es más del 50 por ciento de nuestra población y que deben ser el motor de un cambio verdadero e incluyente.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Lupin, el éxito de Netflix que nadie esperaba

La serie francesa de Netflix subió al puesto número uno en varios países, convirtiéndose en el ‘mayor éxito francés’ del gigante del streaming.

noticia Luis Fernando Andrade Falla
La UE replantea su política hacia Venezuela

Guatemala en su relación con Venezuela debe ser extremadamente cauta.

noticia
Para avanzar hacia un futuro ‘Cero Emisiones’, General Motors presenta la campaña Everybody In


Más en esta sección

Solo quedan 160 camas para enfermos de COVID

otras-noticias

Kobe Bryant, un año después

otras-noticias

Joe Biden impulsa creación de empleo

otras-noticias

Publicidad