[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El radicalismo islámico: hacia un desorden internacional (I)

opinion

Pero el radicalismo islámico es un fenómeno en sí mismo que debe ser identificado como lo que es: el uso del terror, la ignorancia y la intolerancia para lograr fines políticos.

 

Casi una década después y las predicciones del académico francés Laurent Cohen-Tanugi (The Shape of the World to Come, 2008) son hoy más atinadas para describir al radicalismo islámico como la principal fuerza desestabilizadora del orden internacional. Más allá del terrorismo y la exportación de odio en contra de los valores occidentales como la libertad de expresión, el Estado de derecho y la igualdad de género, es la instrumentalización del Islam para lograr triunfos geopolíticos regionales e incluso globales lo que realmente debería de preocupar al mundo civilizado.

La corrección política ha generado la primera gran trampa en el combate al radicalismo islámico, en buena medida por buscar desesperadamente desasociar el radicalismo del Islam. En efecto, no todo el Islam es radical, así como las otras dos grandes religiones monoteístas el Judaísmo y el Cristianismo. Tampoco es todo radicalismo una cuestión religiosa este puede ser ideológico, nacionalista incluso deportivo. Pero el radicalismo islámico es un fenómeno en sí mismo que debe ser identificado como lo que es: el uso del terror, la ignorancia y la intolerancia para lograr fines políticos.

La segunda gran trampa, que es en la que cada vez más se hunden los políticos del mundo, es en pretender hacer una distinción entre las distintas corrientes geopolíticas de radicalismo islámico. Por un lado el islamismo chiita iraní promovido desde Teherán y con extensiones al movimiento político islámico más antiguo del mundo la Hermandad Musulmana, los grupos terroristas Hamas y Hezbolá y con la inagotable fuente de financiamiento de Catar con el cual han roto relaciones diplomáticas Arabia Saudita y Egipto entre otros pero sigue firme para ser la sede del Mundial de 2022. Por el otro lado se encuentra el arabismo sunita promovido desde Riyad con vínculos a Al Qaeda, el Estado Islámico y el Talibán tanto en Afganistán como en Pakistán.

La única diferencia entre ambos es la cantidad vidas inocentes que han arrebatado sin importar si son ataques en un concierto en Manchester o en un concurrido parque de Kabul. No se trata de distinguir entre dos corrientes sino enfrentar y eliminar un mismo mal: el radicalismo islámico. Continuará…

@robertoantoniow

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Encuentran en Indonesia la pintura rupestre más antigua del mundo
noticia Lucero Sapalú / elPeriódico
Embajada de México exhorta a migrantes a viajar de manera regular

Mañana saldrá la primer caravana de migrantes de 2021 de Honduras.

noticia Jaime Barrios Carrillo
Amnesia, pandemia y anemia


Más en esta sección

Gobierno pide a Centroamérica tomar acciones para evitar la migración

otras-noticias

CANG: elección del nuevo Magistrado de la CC será el lunes 18 de enero

otras-noticias

Duwest y sus empresas afiliadas denuncian invasión de terrenos

otras-noticias

Publicidad