[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Espíritu conservador

opinion

Cada vez que nos han prometido un cambio, ha sido para peor.

Los guatemaltecos somos esencialmente conservadores, porque lo dominante es nuestra predisposición a preservar, a mantener las prácticas tradicionales, y la desastrosa experiencia política es que cada vez que nos han prometido un cambio, hemos empeorado. Los campesinos respaldaron al conservador Carrera, incluso a Ubico que representaba la estabilidad, y se levantaron contra el gobierno revolucionario, aunque sus proyectos hubieran estado destinados a aplacar la desigualdad.

En todo el mundo existe gente conservadora y transformadora, unos quieren mantener las cosas como siempre y otros quieren transformarlas radicalmente, es como el día y la noche, una díada férrea. La idea de preservar complementa la de transformar. El equilibrio de fuerzas permite que exista un cierto balance, que no sigamos sometidos siempre a las prácticas en desuso, pero que tampoco
caigamos de bruces y destruyamos el planeta.

Hasta los ambientalistas, que se las dan muy de vanguardia, son conservadores en esencia, porque quieren preservar el mundo aferrados al idilio primigenio y a la armonía con la naturaleza, mientras los transformadores se emocionan con los cambios y aprueban todo, sin
analizarlo y sin importar el porvenir.

Los guatemaltecos sabemos acomodarnos y ajustarnos a las circunstancias, así que cuando los políticos hablan de “cambio” de inmediato muchos se cierran graníticamente, sin ni siquiera considerar la posible ventaja o desventaja de las propuestas. Fallan las campañas publicitarias de empresas privadas e iglesias promoviendo el cambio de las personas, y por eso mismo está entrampada la discusión de las reformas a la Constitución.

Los guatemaltecos admitimos ajustar, ordenar, poner en cintura a otros, pero nada de cambiar, y menos cuando se trata de la Constitución. El “reformismo” agita conciencias, mete miedo. Hay una mayoría anónima que pelea por conservar las cosas, aferrados al valor de la familia, empleo, tradiciones, autoridad y religiones, al mantenimiento de las costumbres y del sistema. Defienden su modo de vida como a un plato de comida, porque todo anuncio de cambio alerta sobre la posible sustitución de prácticas ancestrales, como trucarnos la tortilla con frijoles por hamburguesas. Aceptan la corrección y el ordenamiento, nada más.

Lo que los políticos deben aprender es a hablar con los ciudadanos, porque no convencerán a la masa prometiendo “cambio”.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
9 Airbnbs que puedes reservar para un viaje de otoño con mucho color
noticia AFP
Venezuela: Chavismo instala nuevo Parlamento

EE. UU. reitera apoyo al presidente interino Juan Guaidó. Brasil, Colombia, Uruguay, Costa Rica y Panamá, ratificaron ayer que desconocen al Legislativo chavista.

noticia AFP
Manchester City avanza a la final de la Copa

El Manchester City se clasificó una vez más para la final de la Copa de la Liga inglesa tras vencer 2 a 0 como visitante a su vecino Manchester United, este miércoles en la segunda semifinal.

 



Más en esta sección

Sin evidencia del trabajo de la ex fiscal especial Karin Orellana

otras-noticias

Alcalde de Ocós, San Marcos es detenido en aeropuerto de Panamá

otras-noticias

Biden firma decretos sobre “soñadores”, muro con México y veto migratorio

otras-noticias

Publicidad