[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La salud de las mujeres y las niñas

opinion

La salud de las mujeres es una deuda que el Estado debe saldar.

 

El 28 de mayo es un día en el que se realizan acciones a favor de la salud de las mujeres. En muchas parte del mundo, y en Guatemala por supuesto, organizaciones de mujeres y feministas llevan a cabo actos, conferencias, sesiones de salud, talleres, jornadas médicas y un sinfín de creativas formas de comunicar las necesidades y demandas de las mujeres en torno a sus cuerpos y vidas.

Cuando decimos salud, nos referimos al bienestar físico, mental y social de las personas, a las condiciones que les permiten salir de malestares y enfermedades, aliviar las afectaciones inevitables de la vida. Cuando hablamos de la salud de las mujeres y las niñas, estamos planteándola como el conjunto de condiciones, prevenciones y atenciones que se requieren para estar saludable, es decir en capacidad de cumplir nuestras tareas y disfrutar la vida. En ese concepto incluimos la sexualidad, como eje articulador de la vida, como parte generadora no solo de la reproducción, sino del placer, del amor, del deseo, de las ganas de vivir.

El Estado de Guatemala, patriarcal como ha sido desde sus orígenes, concibe y aplica sus políticas de salud hacia las mujeres, poniendo énfasis en lo que se refiere a la maternidad. Y lo hace desde esquemas conservadores que no les permiten a ellas elegir si desean hacerlo, cómo y cuándo.

A las mujeres se les toma como pacientes cuando se embarazan y van a dar a luz, pero no se les da la atención que necesitan desde la niñez. Prueba de ello son los embarazos en niñas, la violencia y todos los males que bien se conocen. El Estado es responsable de que las mujeres sufran padecimientos derivados de su explotación como fuerza de trabajo gratuita y de su sexualidad. Igualmente es culpable de que se les excluya y margine, tratándolas como seres inferiores.

Hoy que ante el ministerio de Salud hay una feminista con un proyecto sólido de política pública, podemos aspirar a que las mujeres ya no sean vistas solo como paridoras, sino como personas que integran la sociedad y que requieren atención especial, desde la niñez. Esa atención no se reduce únicamente a la aplicación de vacunas o ingesta de vitaminas. Se requiere prevención, información, crear condiciones óptimas para su crecimiento, formación para administrar sus vidas de manera sana, es decir, enfocada en el bienestar.

Para que una sociedad sea sana, es imprescindible que la niñez sea considerada prioritariamente como sujeta de cuidado. Esto significa que como país tendríamos que colocar en el centro a la niñez como grupo social al que le debemos afecto, atención, oportunidades, espacios adecuados y sobre todo, condiciones para crecer libremente y llegar a convertirse en seres conscientes que contribuyan a construir la sociedad donde quepamos bien todas, en armonía con la naturaleza. La salud no se alcanza con fármacos, sino con justicia, remedio infalible.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Juez Mynor Moto niega haber recibido financiamiento para su campaña

“Ignoro de qué reunión se trata” dice juez Mynor Moto sobre señalamientos en su contra. La FECI reveló que Moto se reunió con personas vinculadas al caso Comisiones Paralelas 2020.

noticia Carlos Dumois
Nuevo año 2021

¿Qué tendrá de nuevo para cada uno de nosotros este nuevo año?

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Giammattei asegura que 70 por ciento de sus propuestas para 2024 se han cumplido


Más en esta sección

Violencia en zona 1: asesinan a vendedor de frutas

otras-noticias

Tortuga nada en plástico en las costas del pacífico de Guatemala

otras-noticias

Gobierno recibirá la próxima semana ofertas para adquirir vacunas contra la COVID-19

otras-noticias

Publicidad