[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

ENFOQUE: Mr. Trump, camina como pato, hace cuac-cuac, y…

opinion

La sombra de “obstrucción a la Justicia” puede dañar mucho su administración.

 

Desde su llegada a la Casa Blanca hace cuatro meses, Donald Trump no ha dejado de sorprender con sus declaraciones, actitudes y políticas. No le ha ido bien en realidad, porque ha sido demasiado prepotente y, al parecer, no termina de entender que gobernar una democracia no es lo mismo que dar órdenes en sus empresas.

Por eso, algunas de sus políticas y órdenes presidenciales han encontrado oposición y rechazo de sectores políticos y sociales ­–la amenaza a las ciudades santuario en el tema de los migrantes indocumentados, por ejemplo–, mientras que otras terminan topando con el muro de la Justicia –diferente al que él sueña–, que allá si funciona de manera independiente.

En ese sentido, son varias las resoluciones judiciales que le han marcado un alto a su presumida autoridad y le han obligado a dar marcha atrás, aunque él no se muestra conforme y advierte que llegará hasta la Corte Suprema de Justicia, en donde espera tener más “apoyo político”, aunque no debiera estar tan confiado.

Tampoco se pudo imponer al Congreso cuando intentó botar el llamado Obamacare  –el programa de salud impulsado por Obama–, a pesar de la mayoría republicana. El poder de la Casa Blanca es enorme, pero el Presidente debe recordar siempre que dirige una Nación y no su empresa.

Ahora ha surgido un escándalo que puede alcanzar proporciones incalculables. En realidad se le han abierto dos frentes relacionados entre sí, con la Rusia de Putin como peligroso trasfondo común. Por un lado está la investigación federal que se ha iniciado para determinar el vínculo que pudo haber entre la campaña electoral republicana y Rusia, pero por otro –y esto puede resultar incluso peor­– su vano intento porque no se investigara a su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y la solicitud se la habría hecho nada más y nada menos que al Director del FBI, James Comey, destituido hace pocos días.

Esta revelación la ha publicado el prestigiado diario The New York Times. Al igual que en los inicios del escándalo de Watergate ­que terminó con la renuncia de Richard Nixon en 1974, el diario cita fuentes confidenciales que aseguran que el mandatario pidió “discretamente” a Comey que dejara en paz a Flynn, investigado entonces por sus vinculaciones con Rusia durante la campaña electoral.

El problema aquí es que se le podría llegar a acusar de “obstrucción a la Justicia”, el mismo delito por el que se persiguió a Nixon, y crimen muy delicado para un mandatario estadounidense, porque podría ser sometido más adelante al proceso conocido como impeachment, que no es otra cosa que un juicio político que se lleva a cabo en el Congreso contra el mandatario.

Nixon renunció cuando comprobó que perdería el juicio en el Congreso y sería destituido.

Es demasiado pronto para saber que se llegará a un escenario parecido. Sin embargo, las actitudes prepotentes, autoritarias y poco meditadas de Trump permiten suponer que, al menos, estará caminando en la cuerda floja un buen tiempo.

Por razones de oficio, suelo seguir las noticias de política internacional. Siempre los presidentes de Estados Unidos ocupan espacios noticiosos importantes, pero cuando empiezan a ganar titulares por situaciones como esta, hay que poner atención, porque algo grave puede ocurrir.

Nixon, que era un viejo zorro de la política, logró retrasar bastante el proceso de impeachment, pero Trump con sus actitudes, podría acelerar las cosas.

Los jóvenes no recuerdan el caso Watergate, ni el papel que tuvieron los diarios The Washington Post y The New York Times, pero no parece imposible que puedan ver una especie de “segunda parte” de este tipo de intentos por obstruir la justicia de parte de un gobernante estadounidense.

La desventaja de Mr. Trump es que camina como pato, hace cuac-cuac… y caga como pato a cada rato. Eso en política puede ser un suicidio.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Benzema afrontará juicio por presunto chantaje

El delantero francés del Real Madrid, Karim Benzema, será juzgado en Francia por el caso del presunto chantaje a su compañero en la selección, Mathieu Valbuena, mediante un video de contenido sexual.

 

 

noticia Claudia Ramírez / elPeriódico
Un hombre en condición de calle muere de hipotermia

Más de tres mil personas han acudido a albergues para no pasar la noche en las calles por la baja temperatura.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
OJ no renovó el contrato a 121 personas

El organismo del Estado pretende aumentar la contratación de personal jurisdiccional para reducir la carga laboral en los juzgados.



Más en esta sección

Una juramentación de urgencia y de noche

otras-noticias

Hermano de diputada e implicado en caso Los Huistas es hospitalizado

otras-noticias

Denuncias de vecinos de Joyabaj llevan cinco años sin respuestas

otras-noticias

Publicidad