[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Es posible que la espera no sea eterna

opinion

El cambio político no es posible sin la existencia de una coalición política dominante capaz de imponer las opciones y las soluciones.

América Latina es la región de la larga espera. Desde la época de la conquista y colonización, se comenzaron a manifestar espacios de diferenciación económica, política y social que han condicionado lo que hoy es y sus marcados contrastes que con el pasar del tiempo son más evidentes, contradictorios y dramáticos.

Hemos experimentado procesos de transiciones políticas que han consumado episodios, pero han dejado otros pendientes que se acumulan a los históricos. La finalización de los conflictos armados son un ejemplo de procesos inacabados, más con sentido simbólico que realmente impacten en la vida de las personas. Las corrientes desarrollistas con otro tipo de transiciones que nunca dieron origen y siguen esperando unas supuestas condiciones previas para ese tipo de cambio. Al final y al cabo, estamos ante procesos de cambio deseados por unos, sometidos a resistencias de otros y donde las mayorías ya cedieron las posibles ansias que otrora tuvieron en favor de mantenerse siquiera vivos, aletargados, sujetos a lo que dicten quienes ostentan el poder para sí mismos.

En el caso nacional, los movimientos ciudadanos recientes han comenzado a poner el dedo sobre la necesidad (para algunos) de retomar la agenda de los cambios, es decir, de un nuevo período de transición política enfocado en reformas políticas y del sistema de justicia, en especial. Algunos espacios reclaman ir por más; otros, los antediluvianos saltan a la palestra y rechazan las dos opciones (nada de avances). La espera a los cambios intenta volver al carril de lo eternamente pendiente.

Como sociedad, aunque dispersa y sometida a permanentes tensiones e intentos por hacernos ver como polarizados, no debemos caer en la trampa de los vientos encontrados como entretención para que al final no pase nada. Este es el momento de volver la vista a un proceso quizás pausado pero constante que motive a avances crecientes, sostenibles e irreversibles donde el cambio político no solo sea deseable sino posible, siendo la transición una etapa intermedia.

Leonardo Morlino aporta extraordinarias ideas en su obra Cómo cambian los regímenes políticos. El cambio político no es posible sin la existencia de una coalición política dominante capaz de imponer las opciones y las soluciones. En nuestro caso, tal parece que se pretende reconstituir una coalición de resistencia (tipo el mundo al revés). Otro aporte es el establecimiento de una gradación o momentos lógicos necesarios para el cambio político: crisis, colapso, transición, instauración, consolidación y, por último, profundización de la calidad democrática. En ese proceso, está visto que lo que experimentamos en Guatemala son los pasos previos a la llegada del primer escalón. Seguimos en crisis o intentos de. La remoción de los escombros es reciente y tortuosa. El derrumbe sucede, aunque algunos no lo quieran ver y asumir por comodidad o torpeza.

Mientras esa etapa debe continuar, a pesar de las trampas y tropiezos, es preciso repensar el modelo de cambio político que importa y se requiere. P. Bourdieu sugiere dos vías: la adaptativa o conservadora, motivada por la necesidad de los cambios para enfrentar el presente y los desafíos de futuro; o la ruta disruptiva, donde es evidente que el sistema no da para dónde y se requiere acudir a rutas no trazadas previamente. Parar o darse por vencido no es opción.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Walter Peña/elPeriódico
Galería | Documentos históricos al alcance de todos
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Organizaciones indígenas impugnan designación de magistrados por el Congreso

Luis Rosales y Dina Ochoa fueron designados para ocupar las magistraturas de la alta corte por el Legislativo.

noticia Alexander Valdéz/elPeriódico
Salud se niega a entregar al MP el contrato con Rusia

La Fiscalía contra la Corrupción señaló que al negar la información se podría incurrir en obstrucción de justicia.



Más en esta sección

Así era la participación de Nintendo en los JJOO de Tokio y por esta razón se canceló

otras-noticias

Tráiler provoca múltiple colisión en El Rancho, El Progreso

otras-noticias

Tiradoras se despiden de su primera experiencia olímpica

otras-noticias

Publicidad