[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El Artículo 157 y la duración de la campaña

opinion

Siendo los distritos electorales pequeños y, en consecuencia, menor el número de los votantes y menores las distancias, 60 días pueden ser más que suficientes para una campaña electoral.

 

La reforma del Artículo 157 logrará que las campañas electorales para elegir a los diputados que integren el Congreso de la República sean sumamente cortas, puesto que siendo pequeños los distritos es más fácil que los candidatos se puedan comunicar con sus posibles electores –un número bastante más reducido de electores– y recorrer las distancias del distrito, muchísimo más cortas.

La razón por la cual debe reformarse el Artículo 157 es que es este el artículo en que se ordena que los distritos electorales sean inmensos –un distrito por cada departamento– y se manda, además, que se utilice el sistema de listados, empezando por el listado nacional. Sistema de listados que también establece en todos los distritos (departamentos) y, de allí que tengamos listados de diecinueve a elegir, en los municipios del Departamento de Guatemala; de once, en la ciudad de Guatemala (Distrito Central); de nueve en el distrito (departamento) de San Marcos y, así, con números diversos, en todos los restantes.

Si no se reforma el Artículo157 de la Constitución seguirá vigente el sistema de los distritos electorales inmensos y el sistema de listados que impera en la actualidad para la elección de diputados, amén de que el periodo de su mandato continuaría siendo de cuatro años, período que –como probado está– es demasiado largo y destruye, si alguna vez lo hubo, el cordón umbilical entre electo y electores.

Sin la reforma del Artículo 157 la columna vertebral de nuestro sistema político –el Congreso de la República– seguirá estando igual que siempre, sean quienes sean los diputados que lo integren.

El problema que no quiere comprenderse es que la herida mortal del sistema que nos rige se encuentra en el Congreso y que en tanto no emprendamos la reforma política–la reforma de cómo se elige a los diputados que lo integren– la reforma de los distritos electorales pequeños–todas las demás serán inconducentes: el “pecado original” no superado.

 La culpa de la situación actual no la tienen los actuales diputados –cualquiera que se encontrase en el Congreso, electo como se elige, estaría en las mismas.

No es que existan los “buenos” y los “malos”, sino que se les hace buenos o malos por la forma en que se eligen y el control efectivo que ejerzan los electores: En manos de estos el premio o el castigo y, a tiempo.

Reformado el Artículo 157 e introducido con su reforma el sistema electoral de los distritos pequeños, los candidatos serán muy bien conocidos por sus electores –lo que no ocurre en la actualidad– y los candidatos –por su parte– conocerán a sus electores, sus intereses, sus principios, sus valores, lo que tampoco ocurre.

Solo uno de los candidatos será electo diputado en cada distrito, puesto que cada distrito tendrá tan solo un diputado: Se gana o se pierde –sin premios de consolación– y usted sabrá –a ciencia cierta– quién en su diputado (aunque parezca mentira usted no lo sabe, ni lo sabrá nunca –esta sentencia es lapidaria– a menos que se reforme el Artículo 157).

Siendo pequeño el distrito podrá el diputado seguirse comunicando con sus electores a lo largo de todo su mandato, y podrá encontrarse al tanto de lo que piensan y de la forma en que ven su desempeño y el desempeño del Congreso.

El diputado leal –al cabo de sus dos años de mandato– será premiado seguramente por sus electores con la reelección en tanto que el infiel, el mal diputado, no será reelecto sino –literalmente– echado del Congreso.

El diputado será bueno en el desempeño de su cargo –leal con sus electores– porque, de no serlo así, (esto lo tendrá presente, en todo momento) a muy corto plazo, dos años, será excluido del Congreso.

O es bueno y leal, o no seguirá siendo diputado. Tan claro como eso.

El Artículo 157 debe reformarme porque lo que está herido –y de muerte– es el sistema político –su nervio central, el Congreso de la República.

Muchas de las reformas que quieren realizar tiene su razón de ser en la no confianza que se tiene en el Congreso, siendo la reforma del Artículo 157 la que puede restablecer o establecer –¡vaya usted a saber!– esa confianza.

¿Por qué no quiere comprenderse?

Con la reforma del Artículo 157 las campañas electorales para elegir diputado, además, –este es el tema de hoy– serán muy cortas.

Amén.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción/ elPeriódico
Néster Vásquez y Claudia Paniagua asumen como magistrados de la CC

Fueron juramentados a pesar de que existen impugnaciones contra la elección del Cang pendientes de resolver.

noticia Claudia Ramírez elPeriódico
Galería: Católicos viven un Miércoles de Ceniza atípico

Este día da inicio a la Cuaresma e invita a los feligreses a un tiempo de reflexión y ayuno espiritual.

noticia AFP
Casi un 90 por ciento de salvadoreños aprueba a Bukele tras dos años de presidencia

En una escala del 1 al 10, “8,7 es la calificación que recibe el presidente de la República en su segundo año de gestión”.



Más en esta sección

Municipalidad Indígena de Sololá da un ultimátum a Giammattei y a Porras

otras-noticias

Médicos señalan falta de insumos y medicamentos en el Hospital Temporal de Petén

otras-noticias

Municipalidades indígenas de Sololá respaldan trabajo de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

Publicidad