[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La reforma del Artículo 157 y usted

opinion

Si usted decide ser candidato a diputado podrá serlo, sin necesidad de que un partido político le postule.

Y, en todo caso, si decide permanecer tan solo como elector podrá saber, por vez primera, quién es su diputado.

La reforma del Artículo 157, reforma constitucional que se limita –única y exclusivamente– a introducir entre nosotros el sistema electoral de los distritos pequeños, nos permite tener la plena certeza de que cuando el cambio se produzca será usted, al igual que todos los otros ciudadanos, quienes tengamos la posibilidad de instalarnos en el Congreso, sea directamente o a través del representante –el diputado– que elijamos, en otras palabras, la posibilidad de incidir sobre el presupuesto del Estado: Qué ingresos percibir y en qué gastarlos y –de igual manera– sobre las leyes que nos rigen.

Con la reforma del Artículo 157 todos los distritos electorales serán pequeños y esto dará la oportunidad de que los candidatos y los electores se conozcan y, en consecuencia, que el voto pueda producirse con pleno
conocimiento de causa.

 Siendo uno solo el diputado que se elige en cada distrito el elector sabrá, a ciencia cierta, quién es su diputado, en tanto que este conocerá muy bien los intereses, los principios y los valores de sus electores; intereses, principios y valores que deberá representar y defender, si pretende permanecer en el Congreso.

 Las elecciones se celebran cada dos años, en este sistema, período que, por breve, permite que ningún diputado se equivoque: o es fiel a sus electores o estos, con su voto, le echarán a los dos años del Congreso.

 Si usted es indígena o migrante, en el sistema actual, el sistema de los largos listados y de los distritos inmensos, jamás llegará al Congreso y, si no es indígena ni migrante, también debe importarle porque, con tal exclusión, jamás habrá paz entre nosotros.

 En el sistema de los distritos pequeños, todos los ciudadanos que quieran ser candidatos a diputado podrán serlo puesto que, en este sistema, no será necesario que ningún partido les inscriba: usted, si así lo quiere, por ejemplo, podrá ser candidato.

 Reformado el Artículo 157, eliminado con su reforma el sistema imperante de listados y de distritos inmensos, el pueblo, finalmente –usted– tendrá la oportunidad de instalarse en el Congreso y podrá hacerlo sin cortapisas ni recovecos a través del diputado que se elija en su distrito, quizá usted mismo, diputado que tendrá todo el tiempo sobre sí la guadaña amenazante: Si infiel a sus electores, descabezado, no reelecto –echado del Congreso–.

 En el sistema de los distritos pequeños la campaña electoral de un diputado será mucho más barata, la de usted, por ejemplo, porque los distritos son pequeños y es más económico llegar a los electores (los topes a gastar deberán calcularse tomando en cuenta el salario nacional mínimo, urbano y rural) y, por la misma razón, serán más cortas las campañas, suficientes 60 días para llegar a un electorado más pequeño y más cercano.

 De esto se trata la reforma del Artículo 157, la reforma que, finalmente, permite que el pueblo –usted– llegue al Congreso, siendo su consecuencia final que, en efecto, tenga usted –el pueblo– el poder sobre el presupuesto y sobre las leyes que nos rigen: En otras palabras, sobre las grandes decisiones nacionales.

 Necesitamos una reforma constitucional alegre –que nos una, en vez de dividirnos– reforma en la que todos podamos coincidir gozando, así, del más amplio de los consensos.

 Reforma constitucional clara, abierta, transparente, la de un solo artículo, reforma que sea para todos comprensible; reforma que todos podamos discutir y mejorar; reforma de lenguaje claro y, claros, su propósito y efectos.

El 157 importa e importa tanto que, sin la reforma de este artículo, usted seguirá siendo esclavo de los partidos políticos –tan solo estos podrán seguir postulando candidatos para diputado y el Congreso, en consecuencia, seguirá en las mismas manos y usted –como siempre– seguirá sin saber quién es su diputado, a quién pedirle y exigirle el adecuado manejo de su cargo, a quién premiar con la reelección y a quién negarla y echar literalmente del Congreso.

La reforma del 157 y usted… ¿Quiere una Guatemala distinta? 

¡La reforma del Artículo 157, a usted le importa!

 (Continuará, hasta lograrlo…)

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Cascada de condenas internacionales tras golpe de Estado en Birmania

El golpe de Estado perpetrado el lunes en Birmania por el ejército, que detuvo a la jefa de hecho del gobierno civil Aung San Suu Kyi y a otros dirigentes, suscitó una avalancha de condenas en todo el mundo.

noticia Lorena Álvarez elPeriódico
Insuficiente el esfuerzo contra la desnutrición en el país

Según datos oficiales, cinco niños han fallecido en los primeros meses del año debido a la desnutrición. Los casos se presentaron en Alta Verapaz y ninguno llegó a los dos años de vida.

noticia Sputnik
Gobierno de Costa Rica anuncia la reapertura de fronteras terrestres tras un año cerradas

El Gobierno de Costa Rica reabrirá este lunes sus fronteras terrestres, cerradas desde marzo de 2020 por la irrupción del covid-19, y eliminará además la cuarentena obligatoria para nacionales y extranjeros.



Más en esta sección

Guatemala se ha convertido en un muro contra caravanas

otras-noticias

Las ciudades modelos de Honduras

otras-noticias

Despidiéndome

otras-noticias

Publicidad