[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

La hegemonía en el globo y acá

opinion

Mi solidaridad con la reformas constitucionales.

 

La Guerra Fría le costó a EE. UU. la infinita suma de trece trillones de dólares. Para la CIA (que actuó a favor de Reagan contra Carter en las elecciones de 1980, como en 2016 el FBI a favor de Trump), fueron una ganga los tres mil millones de dólares en armas que dio a los yihadistas en Afganistán en los ochenta, pues vencieron  a  las tropas soviéticas,  drenando  las finanzas que llevaron al colapso a la URSS junto a la caída de los precios del petróleo. Quedó solo una potencia hegemónica desde 1991. (Los yihadistas luego actuarían en su contra).

Perry Anderson en su nuevo libro The H-Word: The Peripeteia Hegemony se pregunta  ¿qué potencia  tiene ahora la hegemonía global?  Hay un miedo a lo supranacional con Trump y el brexit. Anderson recuerda que cuando Atenas superó a Esparta, se preguntaron cómo lo logró.

Aristóteles dijo que por  hegemonía: con una fuerza militar como Esparta, tenía mejores ideas políticas y tecnologías navieras, con proyectos que persuadieron a las demás ciudades a seguirla. Vino un siglo de oro. Otro ejemplo fue el imperio británico que le dio liderazgo con su revolución industrial e ideas que guiaban al mundo y no solo  sus cañones. O la hegemonía de Prusia al unir a los principados germanos. Para Gramsci es una forma de supremacía  y convencimiento. La hegemonía es poder, persuasión, liderazgo, proyectos que casi todos van a querer seguir. Gramsci reconoció la hegemonía de EE. UU. en el siglo XX por su poder industrial y militar, por el fordismo y nuevas ideas, como la autodeterminación de los pueblos de Woodrow Wilson  contra las potencias colonizadoras.

Hollywood difundió  la influencia cultural de EE. UU. por doquier. La hegemonía continuó en inglés pero con acento americano, según Gramsci.

Después de la Segunda Guerra Mundial, esa hegemonía fue confrontada por Moscú y dio curso a la Guerra Fría. La misma mermó cuando Washington se apartó de los tratados de Bretton Woods en 1971 al abandonar el patrón oro. Resurgieron Alemania y Japón, mientras China se abrió al capitalismo con un crecimiento económico anual del diez por ciento anual por más de medio siglo, mientras Rusia colapsaba.

“Hay que seguir al líder” se dice del grupo que tiene hegemonía: la ciencia y desarrollo para todos. Ahora nadie cuestiona el capitalismo sino el neocapitalismo global tanto en la ultraizquierda como en la ultraderecha, ambas  nacionalistas. Así, aparecen varios contendientes a la hegemonía de EE. UU.: China asume el discurso a favor de la globalización y desarrollo sustentable, contra el cambio climático, como hace Alemania con la diferencia que esta apoya la democracia y los Derechos Humanos. Mientras tanto Trump alaba a los dirigentes autoritarios y va contra el medioambiente, los tratados comerciales… Los Koch, la mayoría de senadores republicanos y generales de su gabinete lo están conteniendo. Trump ha puesto en cuestión la “hegemonía liberal estadounidense”, secundada por Roosevelt hasta la Clinton, lo que provoca la incertidumbre actual, con una clase trabajadora en duda.

P.D. Acá, salvo el proyecto de 1944, que contó con hegemonía, para el buen desarrollo, desapareció. Y vino la represión y el engaño. Hay que generar ideas para crear hegemonía y liderazgo en unidad.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Explosión en España deja al menos tres muertos
noticia Jorge E. Erdmenger Lafuente*
Cronograma del corto, mediano y largo plazo del programa del Triángulo Norte de Centroamérica

La infraestructura vial sigue siendo un factor sumamente importante para el desarrollo del país.

noticia AFP
Casi 900,000 podcasts fueron lanzados en todo el mundo en 2020

El número de nuevos podcasts aumentó sensiblemente en 2020 comparado a 2019, según una empresa que monitorea las descargas en momentos en que las escuchas de todo el mundo se adaptaron a nuevos hábitos durante la pandemia.



Más en esta sección

5 Minutos

otras-noticias

Guatemala con la peor nota en el combate contra la corrupción

otras-noticias

ONU denuncia situación de los fiscales guatemaltecos

otras-noticias

Publicidad