[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

El artículo 157 y las poblaciones indígenas

opinion

Sin distritos electorales pequeños la población indígena se seguirá encontrando tan lejos de las grandes decisiones nacionales, como lo ha estado siempre.

 

Por el contrario, si reformamos el artículo 157 -introducido el sistema de los distritos pequeños, serán muchos los ciudadanos de la población  indígena que lleguen al Congreso.

Esto será así  porque  serán muchos los distritos electorales en los que estos sean ganadores: Los pobladores de los cantones de Totonicapán, por ejemplo, gozarán no sólo de sus  autoridades ancestrales –conforme la costumbre– sino de una significativa representación en el  Congreso.

No se trata  de diputaciones que sean regaladas sino de diputaciones  ganadas con el voto.

La manipulación que se hizo de las autoridades indígenas con respecto al reconocimiento de la justicia indígena fue poco menos que obvia puesto que la justicia indígena  se encuentra ya  reconocida.

El  artículo 166 de la Constitución, en efecto, reconoce las formas de organización de sus comunidades  –  justicia indígena incluida.

Tan fueron manipuladas las autoridades que se expresaron  -no todas se expresaron – y tan era innecesario el citado reconocimiento, que ellas mismas, las que se expresaron,   lo desistieron  – reconocimiento que de haber sido necesario hubiera sido para estas – salvo una traición a sus principios y valores –  absolutamente irrenunciable.

Renunciaron al reconocimiento de la justicia indígena  porque este  era innecesario y porque resultaba conveniente su renuncia en función de otros intereses, tal y como manipulados por esos intereses, lo habían impulsado.

 Los “reformistas” usaron el anzuelo de la justicia indígena – la única reforma que, aunque innecesaria – tenía sentido –  para impulsar las restantes pero comprendieron que debían  prescindir de ese anzuelo cuando fue la población  mal recibido.

El desarrollo de los preceptos constitucionales dedicados especialmente a la población indígena debieron de ser desarrollados, desde hace más de treinta años,  pero las sucesivas legislaturas que se han sucedido  desde entonces han incumplido el mandato constitucional que lo ordenaba – y que lo  ordena –mandato  contenido en el artículo 70 de la Constitución, artículo constitucional,  como tantos otros, incumplido.

Nuestro problema no es de falta de leyes sino de incumplimiento de las leyes y todo lo referente a jurisdicción indígena, si se diera cumplimiento al artículo 70, podría ser desarrollado sin necesidad de reforma constitucional alguna.

Cuando ya inútil sostener dentro de las reformas propuestas el artículo de la justicia indígena,  las mismas autoridades ancestrales que fueron  manipuladas para impulsarlo lo fueron para desistirlo.

Katwalijok, Ixim Ulew, Katwalijok:

Si no realizamos la única reforma constitucional que vale la pena, la del artículo 157 de la Constitución e introducimos con su reforma el sistema electoral de los distritos pequeños, las poblaciones  indígenas seguirán  estando tan  ausentes de las grandes decisiones nacionales como  siempre: Ajenas a la formulación del presupuesto del Estado y de las leyes que lo rigen.

¿Cuántos candidatos indígenas ha habido para acceder al Congreso?

¿Cuántos diputados indígenas hay en  el Congreso?

¿Existe alguna proporción lógica entre el número de diputados indígenas y  el número de los  electores indígenas?

En el sistema de distritos electorales pequeños los ciudadanos indígenas  -como todos los ciudadanos – no necesitarán de partido que les postule, ni de hacer piruetas para que los dirigentes partidarios les escojan (unos cuantos diputados indígenas constituyen parte del folklore)

Los candidatos indígenas, en el sistema de distritos electorales pequeños, reformado tan sólo el artículo 157,  ganarán en múltiples distritos y llevarán al Congreso de la República los intereses, los principios y los valores de las poblaciones de los mismos; intereses, principios y valores que  habrán de  defender ya que, de  no ser así, no serán reelectos sino, como todos los desleales,  echados del Congreso.

Existen algunos que sin respeto por las poblaciones indígenas, por sus intereses, por sus principios y por sus valores piensan tan sólo  en seguirlas usando y explotando, tal y como lo hicieron a lo largo  del conflicto armado y  las quieren seguir manteniendo ajenas al Congreso: Enemigos de la reforma que constituye la clave de todo, tanto para las poblaciones indígenas como para todos,  la del artículo 157.

El sistema electoral de los distritos pequeños puede llevarnos a la patria que, finalmente ¡Ya era tiempo! deje de ser la de unos pocos y sea –como siempre lo debió ser  -y debe  serlo– la cita es de Don Severo Martínez Peláez –  la de todos.

¿Cuál es el  miedo?

(continuará, hasta lograrlo)

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
El aire acondicionado portátil de Sony te mantendrá fresco en cualquier clima
noticia Armando de la Torre
Incertidumbre…

El término más apropiado para estereotipar este arranque inicial del 2021.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Gobierno desmiente audio sobre un posible toque de queda


Más en esta sección

EE. UU. sigue de cerca acciones del Congreso

otras-noticias

Guatemala rompe su récord de corrupción

otras-noticias

Gobierno asegura que Presupuesto será de Q94.3 millardos

otras-noticias

Publicidad