[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Psicopatía guatemalteca

opinion

Clara evidencia de que se buscó por todos los medios destruir la semilla y acabar con voces jóvenes críticas.

 

La semana pasada, Jabes Emanuel Meda Maldonado atropelló a 11 estudiantes del Instituto Nacional Carlos Federico Mora, -falleciendo posteriormente Brenda Viviana Domínguez Girón de 15 años- quienes protestaban en la calzada San Juan para que el Ministerio de Educación atendiera sus demandas  educativas.  El hecho, por un lado, causó conmoción e indignación y por el otro, reveló la psicopatía e hipocresía de buen número de personas.

En redes sociales, desde usuarios particulares hasta artistas justificaron el  delito que cometió Jabes Meda, argumentando que el derecho a la libre locomoción es más valioso que el derecho a la vida. Sin remordimiento, humanidad, pena o vergüenza celebraron el acto y la muerte de los estudiantes hasta llegar al punto de afirmar que ellos harían lo mismo. Mientras en el Congreso, un grupúsculo de diputados hipócritas emitió el punto resolutivo 3-2017 condenando los hechos y “todo tipo de violencia contra la juventud”, como si no fuesen ellos uno de los más grandes obstáculos para el bienestar de la juventud guatemalteca al oponerse a la aprobación de la Ley Nacional de la Juventud que garantizaría “el derecho  a una educación sexual integral, científica y laica”.

Esta nueva violencia cometida por Jabes Meda contra la niñez y juventud que nuevamente protestaba para que el Estado los escuchara, debe dejar de ser catalogada como tragedia y ser llamada por lo que son: homicidios permanentes cometidos por individuos particulares, funcionarios de gobierno o por políticas de Estado. Este último, el Estado, resulta siendo el mayor responsable de truncar vidas y futuros de generaciones completas. Es más, lo ha hecho permanentemente. Durante el conflicto armado acabó con generaciones de niños, adolescentes y jóvenes, urbanos y rurales, quienes murieron masacrados en pueblos y comunidades o desaparecidos y asesinados en calles de la capital a manos de las fuerzas de seguridad. Clara evidencia de que se buscó por todos los medios destruir la semilla y acabar con voces jóvenes críticas.  Actualmente, en la época de posguerra poco ha cambiado.

Hoy, a niños y jóvenes se les continúa matando y destruyendo de múltiples formas, porque la esperanza que posee la niñez y la rebeldía que alberga la juventud, continúan asumiéndose como parte del enemigo interno.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia UNIVISION/AFP/SPUTNIK
Georgia define el poder que tendrá el nuevo gobierno de Biden

Trump y Biden apoyaron ayer a sus candidatos en vísperas de una crucial elección al Senado, que tendrá impacto en el gobierno del mandatario demócrata.

noticia AFP
Muere por coronavirus en Rumania uno de los últimos sobrevivientes de “trenes de la muerte”
noticia
Cómo la NASA construyó un automóvil autónomo para su próxima misión a Marte


Más en esta sección

Piden a sectores de sociedad vigilar las designaciones de magistrados de la CC

otras-noticias

Conozca el novedoso concepto de Cocina Aggiornada en Buenos Aires by Palermo

otras-noticias

Marvel Supercut revela los momentos que inspiraron al MCU

otras-noticias

Publicidad