[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

De Venezuela a El Salvador

opinion

Mientras observamos sorprendidos la profunda crisis económica que golpea a Venezuela, no hemos caído en cuenta que El Salvador, país gobernado por un partido afín a la fallida ideología socialista del gobierno venezolano, avanza a paso firme hacia una crisis económica que tendrá graves consecuencias para ellos y la región. Basta con considerar la evolución de la calificación de riesgo de la deuda soberana del hermano país durante los últimos meses para comprender la profundidad de esta crisis. Fitch Ratings, reputada calificadora de riesgo, ha rebajado dos veces la nota de riesgo de la deuda soberana de ese país en lo que va de este año; en febrero la rebajó de B+ a B y hace unas semanas atrás a CCC. Rebaja producto de que el pasado 7 de abril el Ministerio de Hacienda de El Salvador no pagó los intereses de la deuda que tiene con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Para entender la gravedad de lo que sucede al otro lado de la frontera, bajo los mismos criterios de medición esta calificadora de riesgo otorga a la deuda soberana de Guatemala una calificación de BB, con perspectiva estable.

Si bien la situación económica general y de las finanzas públicas en Guatemala no es para nada positiva, cuánto peor deberá ser la situación salvadoreña para recibir tan negativa evaluación por parte de esta calificadora. Es bien sabido que El Salvador es el país que menos crece en la región y que, junto con Guatemala, el país que menos inversión extranjera doméstica, como proporción de su economía, logra atraer hacia su territorio. Condicionantes estructurales similares a las nuestras pero agravadas por decisiones económicas fundamentadas en el particular sesgo ideológico del gobierno del FMLN, tales como las constantes amenazas de estatizar el sistema de pensiones, abandonar la dolarización, la constante amenaza de creación de nuevos tributos, elevados y persistentes déficits fiscales, subsidios generalizados y una marcada preferencia por la estatización de la economía del gobierno de turno. A este ritmo, no debería sorprender a nadie que muy pronto El Salvador se “funda” económica y socialmente. Los problemas del vecino país deberían servir para abrirnos los ojos respecto de las funestas consecuencias de este tipo de ideologías radicales.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia IN ON CAPITAL
FMI ve un fuerte acelerón de EE. UU. en 2021

El organismo elevó a siete por ciento la estimación de crecimiento para este año.

noticia César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101
Vuelve la lucha institucional contra la corrupción y contra la impunidad
noticia Danilo Parrinello
Crímenes que no podemos ni debemos olvidar

La acción voluntaria de matar cobardemente a alguien es un crimen que no debemos olvidar.



Más en esta sección

Luis Alfonso Bosch asume como presidente de la Cámara de Industria de Guatemala

otras-noticias

Inexorables tiempos de la naturaleza

otras-noticias

La mentira como control político

otras-noticias

Publicidad