[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

¡De mal en peor…!

opinion

Una gestión sin bases ni planificación, con las mismas malas prácticas y malas decisiones, nos condena al fracaso como país…

 

En Guatemala seguimos en lo mismo, sin cambios necesarios y de fondo, solo con una persecución penal anticorrupción positiva pero mal trabajada, que lo único que está generando es un impacto negativo a la inversión, economía y negocios. En Guatemala estamos viviendo una de las peores situaciones de los últimos tiempos. La situación del país ha venido a la baja en aspectos políticos, económicos y sociales, debido a las gestiones oscuras de la clase política que cada vez ha logrado más adueñarse del control de los sistemas que manejan y operan el país.

 Se habla de cleptocracia, nepotismo, peculado, clientelismo y otros, y de la cooptación del Estado. Todas estas malas prácticas, desarrolladas y ejecutadas como normales de una clase política que ha tomado al Estado con el objetivo de saquear sus bienes y recursos. Estructuras bien organizadas con una maquinaria bien aceitada para llevar a cabo sus oscuros fines.

 La sobrevaloración en la adquisición de bienes y servicios con el único fin de obtener grandes ganancias de negocios ilícitos y todo lo relacionado, se han convertido en la regla y no la excepción. En antaño, otros tiempos en donde la ética y el valor moral tenía su justa posición, los casos de corrupción eran la excepción y no la regla.

 El Gobierno actual de Jimmy Morales, que durante el año pasado estuvimos hablando de su gestión y de darle el beneficio de la duda, debido a la caótica situación que encontraron del gobierno del PP y en tan corto tiempo de gestión, hoy ya lleva un tiempo suficiente para darnos cuenta que ha sido un desastre total.

 Tenemos una ausencia total de liderazgo, no existe un plan de Nación, ni un equipo de trabajo adecuado, capaz e idóneo para hacerle frente a los problemas del país y no se han tomado las decisiones correctas en pro del beneficio y bien común en Guatemala y sector productivo empresarial.

La gestión de la justicia con el MP y la CICIG, en su tarea anticorrupción está bien por principio; sin embargo, una solución de cambio en el país va mucho más allá de esta tarea. Se debe trabajar en los problemas de raíz, para que en complemento a esta gestión, se puedan ver los resultados en el mediano y largo plazo.

 Si el Estado y la gestión del Gobierno siguen con sus malas prácticas sobre un sistema político corrupto por principio, nunca cambiará la situación y solo se verán focos de acción que se quedarán como persecuciones políticas. Los cambios necesarios se deben realizar con el restablecimiento de nuevos sistemas políticos, políticas, procedimientos y leyes, así como la limpieza, reducción y renovación de los poderes del Estado.

Las bases de los poderes del Estado deben regirse bajo principios de ética y moral y la selección totalmente diferente de un recurso humano idóneo, íntegro y capaz. Vemos que a nadie de los que llegan al poder en el Estado, le interesa el tratamiento adecuado de los problemas prioritarios del país. No es posible mantener a un Estado corrupto e ineficiente, dándole la espalda a los verdaderos problemas y necesidades.

Los políticos buscan soluciones políticamente correctas por negocio, pero no las que generen el cambio que necesitamos para obtener un mejor país. El poder Legislativo, representado por el Congreso debe ser saneado, removido, reducido y eficientizado. No es posible que el ente legislador que establece y aprueba las leyes que tienen un impacto trascendental en los aspectos político, económico y social del país, sea en donde se mueve la peor corrupción del país.

 Está bien que la SAT vele por la recaudación tributaria y que los contribuyentes paguen los impuestos que tienen que pagar. Sin embargo, hay que reconocer que la misma SAT ha sido parte de malas prácticas y corrupción, extorsionando al empresario con estructuras de mafias internas. La forma como lo están haciendo para atacar la evasión no es la correcta y ha ocasionado miedo e incertidumbre en el sector productivo afectando la inversión y economía. Es un impacto negativo para el sector productivo y la economía del país. ¡Urgente, enderezar el barco!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Sputnik
Esta es la razón por la que este joven guarda sus discos DVD en la nevera
noticia Mario VARGAS LLOSA
“No le quiten el cuerpo a la jeringa”

Piedra de Toque

noticia AFP
Esperado informe de EE.UU. no explica ciertos fenómenos aéreos

En la mayoría de los casos, no se trata de tecnología secreta estadounidense, dijeron los funcionarios.



Más en esta sección

Perú estrena ministro de Finanzas tras vendaval en los mercados

otras-noticias

Exdirector de la Coprecovid expresa que aliados al Gobierno buscan incriminarlo

otras-noticias

El Salvador incauta cocaína valorada en US$35 millones

otras-noticias

Publicidad