[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Dictaduras y cancillerías

opinion

Mi solidaridad contra la dictadura militar en Venezuela.

 

Leí con buen ánimo la novela Los años robados (Santillana, Madrid), del brasileño Edgard Telles Ribeiro, pues mostró con claridad el rol de la CIA con los diplomáticos de Brasil y del Cono Sur en los años de las dictaduras militares de 1960 a 1985. Evidenció cómo las cancillerías y su servicio exterior fueron instrumentados para coordinar enlaces para tareas que iban contra la democracia y los derechos humanos. A través de sus departamentos de cooperación técnica, enviaban agentes de tortura, militares y financistas como simples técnicos, dentro de la Operación Cóndor, con sede en Brasilia, desde fines de los años sesenta. Los represores y vendedores de armas llegaban en calidad de técnicos en agricultura u otro oficio para pasar desapercibidos.

El engaño es parte del juego internacional como los juegos bélicos en Corea o en Siria para evitar la caída de popularidad de Trump por su oscura relación con Putin, quien le ayudó a ganar las elecciones presidenciales. Presionado por sus generales, Trump lanzó medio centenar de cohetes contra una semivacía base aérea siria en “represalia” por las armas químicas. Según el exjefe de la inteligencia británica, Putin facilitó préstamos a Trump en 2008, cuando su emporio fue a la quiebra.

Volviendo a las intrigas en el Cono Sur, con conocimiento propio, pues Ribeiro fue diplomático brasileño en esas décadas, nos muestra cómo la CIA y el MI6 inglés se articulaban con diplomáticos y militares de Brasil y el Cono Sur para acabar con las democracias en Uruguay, Argentina, Chile… Los diplomáticos de la región laboraban para la CIA o el MI6. Iban a defender a las burguesías contra las guerrillas de la región. Así, las inteligencias militares y las cancillerías siguieron las líneas de los generales brasileños. Las sedes regionales de la CIA y el MI6, estaban en Montevideo para despistar. El Plan Cóndor incorporó a esos países, más Paraguay, Perú y Bolivia. Los enlaces de las direcciones de cooperación técnica de las cancillerías facilitaban la cooperación entre esas agencias temibles que lanzaron por avión a cientos de desaparecidos.

Telles Ribeiro fue diplomático brasileño que también estuvo en Guatemala, donde hizo muchas amistades. En los ochenta, la G-2 de Guatemala obtuvo la cooperación de aquella red (así como de Israel, Sudáfrica y Taiwán) durante la administración de Lucas García y Ríos Montt. En ese lapso, como en los años sesenta, los agregados militares o secretarios de nuestras embajadas sirvieron para espiar a los posibles “subversivos” en el exterior.

Algo de esa asfixia deben sentir nuestros diplomáticos de 2015 al presente por representar a gobiernos corruptos, ante la paradoja que ahora EE. UU. es un aliado del pueblo guatemalteco, empeñado en reparar los daños del pasado, al secundar a la CICIG y al MP. Eso asusta a la elite y a los corruptos de siempre. Cuando volvió la democracia en 1985, todo el servicio exterior de los países aludidos, como el nuestro, aplaudieron a los gobiernos democráticos, como si nada hubiere pasado, como si el servicio exterior viviera en otra realidad.

Como ahora, que abrió nueva embajada en Turquía, donde hay una dictadura, mientras nuestros migrantes sufren el abandono y más años robados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Rony Ríos
“La corrupción no solo no se detuvo, sino que está creciendo”

El gobierno de Giammattei cumplió su primer año de administración, bajo ocho Estados de Calamidad que le permitieron realizar compras y adquisiciones por excepción.

noticia Sputnik
Canciller de Panamá anuncia llegada semanal de vacunas Pfizer contra COVID-19

El Gobierno de Panamá anunció el pasado lunes que entre el 18 y el 25 de enero próximo llegará el primer lote de 40.000 dosis de la vacuna del dúo farmacéutico Pfizer y BioNTech.

noticia Manfredo Marroquín
Año difícil y complicado el del Bicentenario

La historia reciente y pasada de Guatemala ha estado dominada por crisis permanentes.



Más en esta sección

Más de 9 mil migrantes hondureños han ingresado a Guatemala para avanzar a EE. UU.

otras-noticias

Precio de la vacuna contra el COVID-19 será público

otras-noticias

La verdad sobre la turba de Trump

otras-noticias

Publicidad