[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Búsqueda de caletas

opinion

Guatemala está llena de tesoros escondidos.

 

Los piratas del pasado deambulaban por los mares asaltando inmensos barcos cargados de oro y riqueza, para gastar y derrochar en placeres, pero también ahorraban en baúles que enterraban en islas desiertas, haciendo un mapa rústico con las referencias e indicación de pasos para recuperarlo. Al lado del tesoro, dejaban enterrados a quienes cavaron el agujero, para que no se lo contaran a nadie. Los piratas morían por la espada, cañonazo o en la horca, y los tesoros permanecían dormidos, alimentando la imaginación de los buscadores de fortuna fácil.

En Guatemala también era común enterrar doblones en vasijas de vino y aceite, en jardines o escondrijos secretos, y cuando moría el dueño, el único conocedor del secreto, quedaba perdido, hasta que más adelante un afortunado albañil daba con la fortuna mientras reparaba el sistema de drenaje o sentaba el cimiento para una nueva construcción. No existían bancos o no se confiaba en ellos, la gente prefería tener lo suyo a la mano, enterrado, o en el colchón o dentro de una lata de café en la cocina.

Durante la invasión de Francisco Morazán a Guatemala, los combatientes entraban a las casas a cavar en los jardines en busca de los tesoros que habían enterrado los habitantes, previo a huir hacia las fincas para salvar su vida y dignidad. Las hordas dejaban el suelo arrasado.

La costumbre no se ha perdido, porque en los años recientes de la corrupción sin límite y del crecimiento de la riqueza prohibida, delincuencial, no todo fue lavado ni ya es tan fácil hacerlo, así que los sujetos enriquecidos dieron por enterrar lo suyo en caletas, esos tesoros modernos llenos no de joyas, oro en lingotes ni brillantes, sino de dólares. Los controles para detener el enriquecimiento sospechoso son cada vez más graves, y las caletas siguen proliferando. Hay fortunas escondidas en depósitos de agua, enterradas en cajones de plástico, en cajas de seguridad en los bancos o donde la imaginación lo indique, pero siguiendo la costumbre ancestral, los dueños se aseguran de que nadie más que ellos sepan en dónde dejaron su haber, y como fallecen sin dejar mapas, precipitadamente dado su modo de vida, se están abriendo el espacio a una nueva figura de la búsqueda del tesoro moderno.

Los terrenos abandonados de narcos famosos, muertos o extraditados, y casas espurias que fueron habitadas por delincuentes, se están convirtiendo en atractivos espacios para la búsqueda de tesoros, y hay quienes guiándose por referencias ingresan en la noche a cavar en donde quizá quedó oculta y olvidada una caleta. Guatemala está llena de tesoros escondidos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
USAC denuncia saqueo en rectoría

La Universidad asegura que esto es por la toma de instalaciones desde septiembre de 2020 por parte de colectivos de estudiantes.

noticia Luisa Paredes / elPeriódico
Primeros trabajadores del IGSS fueron vacunados contra el COVID-19

El Seguro Social recibió 5 mil dosis de las vacunas donadas por el gobierno de la India.

noticia Orlando Sierra/ AFP
Y la caravana continúa


Más en esta sección

Salud renegocia con el Fondo Ruso de Inversión Directa la compra de la vacuna Sputnik

otras-noticias

Nació para ser perro pastor, pero su aspecto de oveja hace que el rebaño no le haga caso

otras-noticias

Este perro acompaña a sus dueños en todas sus aventuras, incluso haciendo rappel

otras-noticias

Publicidad