[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Cuando los pueblos se bajan los calzones y pelan las nalgas

opinion

La letra entra con sangre.

En la pedagogía antigua se aseguraba que la letra entraba con sangre: dar latigazos a los alumnos en las nalgas peladas se creía que era la mejor forma de que aprendieran la lección cuando no podían hacerlo de otra forma; y así se lo dice Sancho a Don Quijote. Francisco de Goya, un artista de alma rebelde, pintó en forma burlesca un óleo en el que el alumno, al que le han bajado los calzones, le pela las nalgas al maestro, que está con un perro, y con un látigo en la mano, presto a dar el castigo al estudiante incapaz de aprender en la escuela.

Aunque en lo individual este criterio pedagógico es ya obsoleto, en lo colectivo sigue vigente porque los pueblos, muchas veces, solo aprenden a palos, con sangre, lo cual es triste e innecesario, pero real. Veamos dos casos recientes de Argentina y El Salvador, para luego aterrizar en Guatemala y Venezuela.

La populista de izquierda Cristina Fernández de Kirchner (imputada hoy con sus hijos por actos de corrupción) siendo presidenta de Argentina, y con los mismos criterios económicos de Trump, impuso un arancel del 35 por ciento a la importación de tabletas, celulares y computadoras para proteger así algunos cientos de puestos de trabajo de sus connacionales, lo cual de rebote favorecía a un grupo de empresarios que podían vender caro un producto no competitivo. Así, si usted quería comprar una computadora Apple, por ejemplo, tenía que pedirla por Internet, adquirirla en el mercado negro o ir a Chile, un país en el que los gobiernos de centroizquierda se han matrimoniado con éxito con el libre mercado.

Según reportó Gabriela Frías en CNN, un iPad que en el mercado internacional costaba 699 dólares, en Argentina se conseguía en 1,300; y así sucesivamente. Una vez más quedó claro que el libre mercado ayuda al pueblo y que el proteccionismo lo perjudica, lo cual sabe muy bien y lo pregona el partido comunista chino.

En el caso de El Salvador, nuestro vecino tiene reiterados problemas de iliquidez que podrían terminar en el default, porque la deuda pública pasa del 60 por ciento del PIB. En caso de ya no poder pagar sus deudas, para recibir dinero prestado, los organismos internacionales exigirían a ese país subir los impuestos y recortar los gastos (incluidos los sociales), en dos palabras pelar las nalgas para aprender la lección a cinchazo limpio, como tristemente le ha estado aconteciendo a los griegos que están aprendiendo la lección con sangre.

Nosotros que aprendimos con sangre del error de desatar un conflicto armado interno, debemos ahora tener cuidado con el endeudamiento público, porque a pesar de que este ya llega a niveles peligrosos si lo relacionamos con la recaudación, algunos economistas sugieren que aún puede aumentarse porque su relación con el PIB es moderada. A estos economistas que no son futurólogos (nadie es futurólogo), les pregunto ¿qué pasaría si como fruto de la política de Trump se redujera la recepción de remesas (hoy son el diez por ciento del PIB), si los mercados se contrajeran fruto de una guerra comercial de baja intensidad entre China y los Estados Unidos, si la inversión extranjera en nuestro país se siguiera reduciendo, o, ya no digamos, si el oriente medio fuera escenario de una explosión bélica en gran escala? Seguramente que para una economía contraída como la que tendríamos en este escenario, nuestra falta de prudencia financiera la pagaríamos social y financieramente muy caro.

Por todo ello, como no hay bola de cristal para adivinar el futuro, y para no saltar al trapecio sin malla abajo, lo aconsejable es que gastemos lo que recaudamos. Para que el dinero alcance, controlemos el aumento rampante de la burocracia parasitaria que incluye a asesores que no asesoran; los corruptos y lesivos pactos colectivos de los burócratas que hasta heredan los puestos a sus parientes tengan o no el perfil para ocupar la plaza; que frenemos la corrupción que incluye, por ejemplo, los pagos de decenas de miles de quetzales a la magistrada Stalling que ya sea en la cárcel o en prisión domiciliaria cobra y no trabaja; el pago en el MAGA a centenares de personas muertas; las prebendas desorbitadas a magistrados y diputados, los pachangones en las Cortes, las oficinas y los sindicatos, a cuenta del erario nacional; y un
larguísimo etcétera.

De lo contrario, quizá tendremos que pelar las nalgas para que nos cinchaceen y aprender la lección con sangre, para entender de que pedir prestado para regalar (al estilo Sandra ex de Colom que lo hacía para invertir en sus programas clientelares) o para seguir la fiesta de carnaval, que nunca acaba, no es una buena política de Estado.

Que la letra entra con sangre dan hoy fe nuestros hermanos venezolanos, en donde el caso ya no es una metáfora sino una realidad, porque el gorila de Maduro reprime, captura, encarcela, tortura y mata a los oponentes. Con sangre están aprendiendo lo duro que fue darle un cheque en blanco al teniente coronel Hugo Chávez y a su Socialismo del Siglo XXI, que ahora no se lo pueden quitar de encima aunque sean mayoría. ¡Aprendamos las lecciones en cabeza ajena para no tener que hacerlo con latigazos en las nalgas peladas!

gasturiasm@gmail.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Díaz-Canel comparece en televisión para “esclarecer acciones de descrédito”
noticia Luis Alberto Padilla/ DPI 2310 46286 0101
El conspirador en jefe
noticia
Los Óscar no se retransmitirán en Hong Kong por primera vez desde 1969


Más en esta sección

Diversos sectores respaldan y reconocen trabajo de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

La declaración eficaz, detonante que forzó la destitución apresurada de Juan Francisco Sandoval

otras-noticias

En medio de la crisis sanitaria, Allan Rodríguez viaja a Viena

otras-noticias

Publicidad