[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Una Semana Santa singular

opinion

Sin embargo, la situación mundial que es sumamente compleja, en particular  la guerra contra el terrorismo, requiere de ir más allá.

El Domingo de Ramos, el primer día de la Semana Santa, en que las Iglesias cristianas conmemoraron con alabanzas de júbilo la entrada  de Jesús a Jerusalén, se produjeron dos atentados terroristas suicidas en Iglesias Coptas de Egipto, que expusieron la vulnerabilidad y la fragilidad del país más poblado del mundo árabe de cerca de 130 millones de habitantes. La espiral de violencia terrorista que instigan la confrontación  religiosa va in crescendo en este país, al que el papa Francisco tiene previsto visitar el 28 y 29 de abril. El papa será portador de un mensaje de paz y reconciliación hacia el mundo musulmán en una región que se desgarra inconteniblemente en guerras fratricidas, que han desatado crisis humanitarias en diferentes países y unas desesperadas y desgarradoras  olas migratorias hacia Europa cruzando el Mar Mediterráneo.

El Jueves Santo, el día que se conmemora la Última Cena y el lavatorio de los pies, y que se abre el período del Triduo Pascual: la pasión, muerte y resurrección de Jesús, los medios de comunicación internacionales destacaron el lanzamiento por parte de los Estados Unidos de la bomba no nuclear más destructiva denominada, la Madre de todas las bombas, contra objetivos terroristas  en Afganistán. La guerra en este país situado en Asia Central, que inició en octubre del 2001, no tiene visos de terminarse pronto, aun empleándose las armas más potentes.

El Viernes Santo, el día en que el cristianismo rememoró el viacrucis, la crucifixión y la muerte de Cristo, del Lejano Oriente llegó una voz de alarma que sorprendió al mundo, “…un conflicto puede desatarse en cualquier momento”. Una situación de alta tensión cuyo punto de partida fueron las operaciones militares punitivas de la armada estadounidense en contra de una base aérea en Siria el 7 de abril, en la antesala de la Semana Santa, en tanto era agasajado el presidente de China, Xi Jinping, en Mar-a-Lago, por su homólogo de Estados Unidos. El despliegue subsiguiente de una poderosa flota naval estadounidense, entre otras medidas inusuales de presión militar, dirigidas hacia Corea del Norte, tuvieron el Viernes Santo una primera reacción de alarma de parte de China, el único país capaz de atemperar la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte. Estas circunstancias le abrieron a China un escenario para ejercer la preeminencia  del manejo de una compleja negociación diplomática con un profundo trasfondo geopolítico. China de inmediato asumió bajo fuerte presión un rol crítico, al situarse en un punto de equilibrio, “Exhortamos a todas las partes a que se abstengan de provocarse o de amenazarse mutuamente, en palabras o acciones, y no dejar que la situación llegue a una etapa irreversible e inmanejable”.

Pareciera ser que en este caso se ha logrado calibrar con alguna pericia la presión militar con la diplomacia de negociación, propiciándose condiciones coyunturales de estabilidad y distensión para alcanzar ciertos y determinados acuerdos.

Sin embargo, la situación mundial que es sumamente compleja, en particular  la guerra contra el terrorismo, requiere de ir más allá. En ello su santidad el papa Francisco, sin fuerza militar alguna, ha marcado consistentemente la pauta y ha  logrado con perseverancia crear  condiciones para  facilitar la reconciliación y la paz. Su visita en unos días a Egipto es otro  ejemplo de ello, sostendrá un encuentro con el Gran Imán de la Mezquita de al-Azhar, será recibido en la Iglesia Copta Ortodoxa Tawadros II y dirigirá un  mensaje de paz en una conferencia internacional.

Y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha expresado interés de reunirse con el papa en el Vaticano en el mes de mayo.

La  Semana Santa en la que coincidieron en estas fechas las celebraciones de la Pascua cristianas y judía, fue singular, pero reafirma que a pesar de los desafíos y las amenazas a la humanidad hay esperanza de que el mundo se salve de su autodestrucción.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
Piden a CorteIDH garantizar libertad de información a indígenas de Guatemala

Los representantes de las víctimas pidieron este jueves ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) garantizar la libertad de información y expresión para los pueblos indígenas de Guatemala, desde la legalidad de sus propios medios de comunicación.

noticia Redacción
Portuaria Santo Tomás entrega dividendos a trabajadores y autoridades

Las utilidades del Portuaria Santo Tomás en 2020 superaron los Q29 millones. 

noticia Redacción Deportes
Rojos y cremas, a ganar el clásico

Comunicaciones ya está primero en la tabla, quiere vencer en el juego contra Municipal y busca coronarse campeón: “El Moyo” José Contreras cree que lograrán los tres objetivos.

 

 



Más en esta sección

Luis Martínez, séptimo del mundo

otras-noticias

Autoridades reportan un ataque armado en contra de un comunicador en Chiquimula

otras-noticias

Por primera vez astrónomos ven luz detrás de un agujero negro

otras-noticias

Publicidad