[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Opiniones de hoy

Sobre la Iniciativa de los Derechos de la Mujer

opinion

Según diversos estudios,  la  mujer maya sufre una triple discriminación.

 

De acuerdo a la legislación vigente en Guatemala, “la violencia intrafamiliar, constituye una violación a los Derechos Humanos, debe entenderse como cualquier acción u omisión que de manera directa o indirecta causare daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico o patrimonial, tanto en el ámbito público como en el privado” (Art. 1 de la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Intrafamiliar. Decreto 97-96).

Guatemala es uno de los países con más altos índices de violencia de género de América Latina según datos del PNUD (Informe Regional de Desarrollo Humano para América Latina). Alrededor de la mitad de la población femenina ha padecido algún tipo de violencia. Además de ser uno de los países con los índices de violencia de género más altos, es uno de los países con menos acceso al sistema de justicia de la población en general y del sector femenino en particular según Naciones Unidas.

Según diversos estudios, la mujer maya sufre una triple discriminación: la discriminación por pobreza, la discriminación étnica y la discriminación de género.  Además de esta triple discriminación, existen elementos culturales que hacen que las mujeres mayas a muy temprana edad se enfrenten a dificultades de pobreza, violencia,  falta de estudios, falta de autonomía, de capacidad de decisiones, etcétera.

Además el acceso de las mujeres indígenas al sistema de justicia es limitado (por no decir casi nulo). Es decir, la población maya ha sido históricamente no solo excluida del Estado guatemalteco, sino del acceso al sistema de justicia. De ahí, que el trabajo para que este sector de la población pueda acceder al sistema de justicia es no solo importante, sino fundamental.

Los adolescentes mayas de ambos sexos enfrentan barreras en cuanto al acceso a la educación, servicios de salud y oportunidades laborales. El Consejo de Población ha demostrado que las adolescentes y niñas que continúan sus estudios son capaces de postergar decisiones importantes como la edad de unión con una pareja, la edad de tener el primer hijo, mejorar sus ingresos y,  por ende, contribuir con el desarrollo de su comunidad y país.

He tenido la oportunidad de conocer y participar de cerca la imprescindible labor que realiza la Iniciativa de Derechos de la Mujer, una ONG dirigida por Kate Flatley y desde la cual se busca brindar oportunidades a mujeres guatemaltecas indígenas para que puedan abordar desigualdades y mejorar sus vidas a través de servicios legales para acceder a la justicia, educación y prevención de violencia de género.

Los talleres realizados por el equipo de IDM sobre derechos de la mujer tienen los objetivos de: 1. Ampliar el conocimiento de las mujeres sobre sus derechos, 2. Aumentar el acceso a la justicia, 3. Aumentar el liderazgo femenino, 4. Crear una comunidad femenina que tenga por base espacios seguros para socializar, y 5. La disminución de violencia contra la mujer. El enfoque del programa de la IDM es lograr cambios transformadores entre las participantes y en consecuencia en sus comunidades.

La metodología empleada para realizar los talleres por las facilitadoras de la IDM es una que proviene de los lineamientos y planteamientos teóricos de la Educación Popular y “Educación Liberadora” con pertinencia cultural, de igualdad de género y Derechos Humanos. Es una metodología creativa y de acción participativa, es decir donde los sujetos no llegan solo a escuchar sino son ellas mismas desde donde se construye el conocimiento a través de la participación, juego, intercambio e interlocución.

Actualmente trabajan en veintidós comunidades de Patzún. Se han beneficiado directamente 2 mil 800 mujeres y 7 mil personas se han beneficiado indirectamente. Además han capacitado a personal municipal, policías, líderes comunitarios, sobre los derechos de las mujeres.

Kate Flatley y su equipo son mujeres comprometidas con el desarrollo humano y social de mujeres mayas de Patzún, a través de estos programas están logrando hacer una transformación social profunda que merece apoyo.

Llamo al Club Rotario, al grupo Poderosas, y otras organizaciones que trabajan por y para la justicia a apoyar esta tarea fundamental para prevenir la violencia contra la mujer indígena y apoyarlas para poder acceder a la justicia y a ser mujeres en plenitud.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Redacción / elPeriódico
Hija del diputado Esteban Barrios denuncia agresiones por parte de la esposa del parlamentario

El congresista de Valor fue criticado el año pasado porque se refirió a la población como “comelón de frijoles”.

noticia Evelin Vásquez/elPeriódico
Abogado solicita que la CC se abstenga a dar posesión a Mynor Moto
noticia Europa Press
Este camaleón ve algo amarillo y adopta uno de sus conocidos “colores del mal humor”

Este camaleón adoptó uno de sus conocidos como “colores del mal humor” después de que una hoja en su recinto se volviera amarilla, un color que detesta.



Más en esta sección

Naves espaciales realizan histórico doble sobre vuelo en Venus

otras-noticias

Personas con discapacidad podrán vacunarse contra el COVID-19 a partir de mañana

otras-noticias

Autoridades ancestrales de Iximulew hacen llamado a nuevas manifestaciones

otras-noticias

Publicidad